Sobre el poder del amor

«Os entrego este librito como un espejo para que os observéis vosotros mismos, no para que observéis a otros como con unos impertinentes»  Lichtenberg

Hablaba el siempre ocurrente Enrique Vila-Matas al arte de no acabar nada, en un acercamiento al arte del aforismo, y trayendo a colación, como no podía ser de otro modo al personaje que ocupa esta página; y es que ciertamente al alemán se le ha conocido poco menos que como el rey del aforismo, malgré-lui, y lo digo ya que muchos de los párrafos o frases que se incluyen en tal género, y se atribuyen al autor, no son sino apuntes que él anotaba en los cuadernos que siempre le acompañaban y en los que daba cuenta de los aspectos más variopintos de su vida y de la de otros, incluidos en la comedia humana.

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario