El Banco de Alimentos de Madrid atiende a 190.000 personas a través de 557 entidades de caridad.

La crisis capitalista ha multiplicado las necesidades, la pobreza y la desesperación. El año pasado los hambrientos eran 130.000 y el número de organizaciones caritativas era de 515.


Desde la cuarentena las solicitudes de ayuda alimentaria han ido creciendo sin parar, lo que obligó a reorganizar el Banco de Alimentos para atender las nuevas necesidades de las entidades caritativas, muy desbordadas por la nueva situación.

Hasta el 3 de junio se han distribuido más de 500.000 comidas a comedores sociales gracias a la beneficencia. El 36 por ciento son entidades caritativas de consumo -comedores sociales principalmente-, mientras que el 64 por ciento son entidades caritativas de reparto, que distribuyen alimentos a familias.

En coordinación con el Área de Servicios Sociales, más de 36.000 personas necesitadas de ayuda alimentaria han sido derivadas a entidades benéficas colaboradoras con la Fundación Banco de Alimentos de Madrid para que fueran atendidas.

Las previsiones, según esta organización, apuntan a que las cifras de personas que necesitan ayuda podrían empeorar, a pesar de la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital y de la recuperación parcial de la actividad económica, ya que muchos hogares seguirán sin poder afrontar sus gastos básicos.
Muchos trabajadores pobres han empezado a solicitar ayuda económica para pagar el recibo de la luz y el abono de transporte, ya que no tienen ni para incorporarse a su puesto de trabajo.

La demanda de comida se ha incrementado más de un 40 por ciento y el Banco de Alimentos ha pasado de distribuir 1,4 a cerca de 2 millones de kilos al mes en la actual crisis.

Los bancos de alimentos está suponiendo un importante reclamo publicitario para los grandes bancos y multinacionales, cuyas “generosas donaciones” son ampliamente publicitadas por los medios de comunicación.

La pobreza aumentará en la Comunidad de Madrid, dado que el paro se ha incrementado a 3.800.000 personas y cerca de 4.000.000 de personas están en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo.

El año pasado una de cada seis personas vivía bajo el umbral de la pobreza en la región madrileña, el 19 por ciento del total de la población, según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.

Oxfam alerta de que la pobreza puede alcanzar a un cuarto de la población española tras la emergencia sanitaria

Un informe elaborado por Intermón Oxfam alerta de las consecuencias de la emergencia por la Covid-19 sobre la desigualdad y la pobreza. Los técnicos de la ONG estiman que la "huella de graves daños económicos y sociales se han distribuido de manera muy desigual y muy injusta" y "a largo plazo, podrían llegar a ser más graves que la pandemia en sí misma".

Así, los cálculos de Oxfam arrojan estas cifras: "Con un aumento esperado de la tasa de paro del 13% al 19%, además de una caída del PIB del 9% durante el año 2020, estimamos que el número de pobres en España podría aumentar en más de 700.000 personas, hasta alcanzar los 10,8 millones de personas".

"En términos porcentuales, este aumento supone un incremento de la pobreza monetaria de 1,6 puntos, hasta alcanzar al 23,1% de la población (frente al 21,5% antes de la covid-19)", agrega la ONG.

"Sin embargo, estos números pueden llevarnos a engaño, pues la fuerte caída en el PIB también supone una importante caída del umbral de pobreza. Considerando constante el umbral de pobreza, la pobreza relativa podría llegar a alcanzar al 26% (más de 12,3 millones de personas)", se puede leer en el informe que Oxfam ha titulado Pobreza y Desigualdad.

Por Comunidades Autónomas, el aumento más importante en términos relativos, se produciría en Baleares, con un incremento superior al 11% del
porcentaje de personas por debajo de la línea de pobreza. En términos absolutos, destaca Andalucía, con 201.000 personas más por debajo de la línea de pobreza.

"El impacto de la caída del PIB en la renta neta disponible per cápita será más acusado en Extremadura, Canarias y Andalucía, y menos en las comunidades autónomas más ricas: País Vasco, Navarra, Cataluña y Madrid", agrega Oxfam

Índice Gini

La ONG apunta también a un importante aumento de la desigualdad: "El impacto del aumento del desempleo será asimétrico, afectando más a los más pobres, lo que se traducirá en una mayor pérdida relativa de renta entre aquellas personas con menores niveles de ingresos". "En términos relativos, el decil más pobre podría llegar a perder, en términos proporcionales, más de ocho veces la renta que pierde el decil de renta más alto", afirma la ONG.

"Esto se traduciría en un aumento de la desigualdad de la renta neta de 1,7 puntos, medidos en términos del índice de Gini, hasta alcanzar el 34,2 (frente al último registro antes de la covid-19 situado en el 32,5)", afirma Oxfam. El índice de Gini se utiliza para calcular la desigualdad de ingresos entre ciudadanos.
0 es la máxima igualdad –todos los ciudadanos tienen los mismos ingresos– y 1 la máxima desigualdad –todos los ingresos los tiene un solo ciudadano–.

"Quizás este aumento del índice de Gini puede parecer poco. Sin embargo, si miramos el año que más aumentó la desigualdad durante la pasada crisis económica, entre 2012 y 2013, apenas lo hizo en un punto", se lee en el estudio. La ONG remacha: "Este incremento esperado en la desigualdad supone echar por la borda cuatro años consecutivos de tímida reducción de la desigualdad".

Oxfam reconoce que el Gobierno ha puesto en marcha medidas "que tratan de no dejar a nadie atrás a la hora de enfrentar la crisis, como pueden ser la flexibilización de los ERTES, las ayudas a autónomos, la moratoria en el pago de alquileres, el subsidio para las trabajadoras de hogar" y el Ingreso Mínimo Vital, "una medida necesaria para reducir la pobreza".

Sin embargo, la ONG reclama más ambición: "Un esquema de renta garantizada, más amplio y ambicioso, estimado en 6.400 millones de euros, permitiría que cuatro millones de personas saliesen de la pobreza severa y que la desigualdad disminuyese en 2,96 puntos de Gini".

Oxfam aporta también una serie de recomendaciones para "evitar que la fase de reconstrucción se sustente en políticas que deriven en mayor precariedad laboral, más devaluación salarial o en el adelgazamiento de aquellas prestaciones públicas que se han mostrado imprescindibles". Así, para la ONG "resulta necesario avanzar para crear un modelo tributario más suficiente y progresivo". "Los recursos necesarios para la recuperación deben venir quien menos ha perdido. La crisis actual representa una oportunidad para acercarnos a la media de recaudación de la UE", asegura Oxfam.

El informe destaca también una de las paradojas vividas durante la emergencia sanitaria: "Las medidas fiscales y de devaluación salarial que se priorizaron después de la crisis de 2008 castigaron de forma especial a las personas de menor renta y aumentaron la precariedad laboral. Irónicamente, al frente de esta emergencia, liderando de manera incansable la respuesta sanitaria y social, nos encontramos a millones de personas trabajadoras con sueldos bajos y condiciones laborales a menudo precarias, pero que se han revelado imprescindibles frente a un modelo económico que hasta ahora les había dado la espalda".

La fortuna de los 23 españoles más ricos aumentó un 16% durante el estado de alarma por el coronavirus

Los más ricos de España han aumentado sus fortunas pese a la crisis que ha sufrido la sociedad española con motivo de la pandemia del COVID-19. En concreto, los 23 españoles más ricos han incrementado sus ingresos en un 16% desde marzo, tal y como publica 'infoLibre' tras analizar los datos de Forbes.

Mientras, 3,8 millones de personas se han quedado en el paro en nuestro país tras la paralización de la Economía por el coronavirus y millones de personas se encuentran en inmersos en ERTEs. Sin embargo, los españoles más ricos no solo no han notado la crisis en sus bolsillos, sino que han aumentado sus fortunas. 

 

Han ganado más de 14.000 millones durante la pandemia

Las fortunas de los más ricos han aumentado desde el 18 de marzo han aumentado 14.056 millones, de los cuales, 8.651 millones pertenecen a Amancio Ortega, dueño de Inditex, quien además de ser el hombre más rico de España es el octavo más rico de todo el mundo. A pesar de que sus tiendas cerraron durante el estado de alarma, el empresario ha aumentado su fortuna en un 17,42%.

Su hija, Sandra Ortega Mera, ocupa el segundo puesto en el ránking de los más ricos de España, según Forbes. En el caso de Ortega Mera, su fortuna ha aumentado en 721 millones de euros, un 14,5% que antes de la pandemia del COVID-19.

A ella le sigue en el ránking el propietario de Mercadona, Juan Roig, que ha aumentado sus ingresos en 270 millones durante el estado de alarma, mientras que su mujer, Hortensia Herrero (la séptima persona más rica nuestro país) ha sumado 90 millones a su fortuna.

En cuanto a las personas que más han aumentado sus ingresos durante la pandemia, está, por detrás de Amancio Ortega, Rafael del Pino y Calvo-Sotelo, presidente de Ferrovial, que ha llegado a aumentar su fortuna en un 40% desde marzo, lo que supone 1.081 millones de euros más.

Sin embargo, en porcentaje de dinero ganado durante el estado de alarma, le gana a Rafael del Pino y Calvo-Sotelo Miguel Fluxà Rosselló, el dueño de los hoteles Iberostar, quien ha disparado su fortuna un 50% a pesar de que el turismo se ha paralizado en España por el coronavirus. De esta forma, el empresario ha sumado 540 millones desde marzo.

Por su parte, el presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez, ha aumentado su fortuna en un 41,6%, con una mejora de 450 millones de euros, mientras que los propietarios de Gestamp, los hermanos Riberas Mera, Francisco José y Juan María, han obtenido 180 millones. Además, el propietario de las tiendas Mango, Isak Andik, ha aumentado un 30% (270 millones de euros).

En la lista de las 23 personas más ricas de España también se encuentra Alicia Klopowitz, la heredera de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC); el dueño de la empresa de juego Cirsa, Manuel Lao Hernández,;la dueña de Coca-Cola European Partners, Sol Daurella; el tercer mayor accionista de la minera Glencore; el propietario de Pronovias Albert Palatchi; el financiero Alberto Cortina; su primo Alberto Alcocer y el inversor Juan Abelló. La lista de Forbes también incluye a Manuel Jove, el dueño de Fadesa, que falleció el pasado 7 de mayo.

La otra cara del coronavirus: hasta 12 millones de españoles en riesgo de pobreza

Por otro lado, mientras estos multimillonarios han aumentado su riqueza, la pandemia del COVID-19 ha disparado la pobreza en todo el planeta. En la actualidad, 586 millones de niños que en todo el mundo viven en hogares pobres, una cifra que, según Unicef y Save the Children, podría aumentar un 15% a finales de este año: "Estamos hablando de unos 672 millones de familias en pobreza", alertó Carmen Molina, directora de sensibilización y políticas de infancia de Unicef España.

Además, España es el sexto país de la Unión Europea con la tasa de riesgo de pobreza más alta: un 21,5%, solo por detrás de Rumanía, Bulgaria y los Países Bálticos. Hasta 12 millones de personas están en riesgo de pobreza en nuestro país. También hay diferencias entre las diferentes CCAA: en el extremo rojo se encuentra Extremadura, donde, según un estudio, la mitad de la población no puede permitirse una semana de vacaciones, mientras que en el otro extremo está el País Vasco.

"Más del 80% de personas pobres son españoles", afirmó Carlos Susías, presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza, quien también criticó que "se difundan bulos que invisibilicen la pobreza real que hay" en el país. Sin embargo, pobreza no es sinónimo de desempleo o de falta de estudios, puesto que uno de cada tres tiene estudios medios o superiores y un tercio de quienes la sufre son trabajadores.

Fuente A    Fuente B   Fuente C

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario