El Departamento de Justicia ha iniciado la excavación de una fosa de la Guerra Civil a las afueras de Móra d'Ebre (Tarragona) donde se cree podrían estar enterrados decenas de soldados fallecidos en el Mas de Santa Madgalena, uno de los principales hospitales de la Batalla del Ebro.

Según ha informado el Departamento en un comunicado, la consellera de Justicia, Ester Capella, ha visitado este lunes las obras de excavación de la fosa, situada en la sierra de Cavalls, delante de la masía que hizo las veces de hospital de campaña, al menos entre agosto y septiembre de 1938.

Solo se dispone de una pista sobre los restos que puede albergar la fosa: la libreta donde un médico del hospital, Miquel Gras Artero, apuntó el nombre de una treintena de soldados malheridos a los que su equipo no pudo salvar la vida, facilitada al Departamento de Justicia por la asociación No Jubilem la Memòria de El Priorat.

No obstante, se cree que la fosa puede albergar muchos más cadáveres de soldados fallecidos en el Mas de la Magdalena, un recinto muy cercano al frente de guerra que funcionaba como hospital de triaje y donde eran operados de urgencia los heridos más graves, mientras que el resto eran traslados a centros situados en la retaguardia.

Uno de los directores del hospital fue el médico neozelandés Douglas Jolly, que posteriormente se convertiría en un profesional de referencia de la medicina de guerra.

Los cadáveres de los soldados que llegaban muertos al Mas de Magdalena o de los que no sobrevivían a las intervenciones médicas se enterraban en la fosa que se ha empezado a excavar.

Entre ellos, podrían encontrarse los restos del soldado Josep Aubeso, quien figura ya en el censo de desaparecidos de la Dirección General de Memoria Histórica y podría ser identificado gracias a sus datos genéticos.

Con la apertura de esta sepultura de guerra, se eleva a 34 el número de fosas comunes excavadas en el marco del programa que la Generalitat puso en marcha en 2017, lo que ha permitido recuperar los restos mortales de 339 personas.

Ocho de esos cadáveres recuperados en fosas comunes han podido ser identificados gracias a la base de perfiles genéticos de familiares de víctimas que gestiona la Generalitat.

EFE

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario