George Blake, cuyo nombre real es George Behar, nació el 11 de noviembre de 1922 en Róterdam (Países Bajos), luego había cumplido recientemente los 98 años. Sirvió en el MI6 y fue enviado a Corea, donde su lealtad cambió de forma radical y decidió ser un espía soviético.

Asegura que la proximidad de las hostilidades y el trato brutal que se daba a los civiles en Corea le llevaron a cuestionar sus ideales.

Después de la división de Corea, Blake fue capturado y llevado a Corea del Norte, donde pasó tres años. Al ser liberado, Londres lo envió como agente doble a Berlín, donde en realidad trabajó como agente triple.

Filtró a la Unión Soviética mucha información sobre los agentes del MI6 que había reclutado en Europa del Este, así como, en particular, los detalles sobre un túnel secreto bajo la frontera entre Berlín Occidental y Oriental.

Blake fue condenado a 42 años de cárcel por espionaje, pero cinco años más tarde, con la ayuda de miembros del IRA que conoció en la prisión, logró escapar y huir a la URSS.

Vivió en Moscú, siendo docente en la Academia del Servicio de Inteligencia en el Extranjero de Rusia. Se retiró de la KGB con el rango de coronel. Se le otorgaron múltiples condecoraciones estatales, tanto por su trabajo en la agencia de inteligencia como por su actividad académica.

George Blake lamentó muchísimo la caída de la URSS y la ideología del comunismo. A éste respecto expresó: «Creo que fue un experimento, un noble experimento que merecía tener éxito pero que fracasó en este particular momento de la historia».

Aquí les dejamos este vídeo, editado por Sputnik, realmente nteresante:

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario