Cuando falta algo más de un mes para la conmemoración del décimo aniversario del accidente en la central nuclear de Fukushima-1, la Autoridad de Regulación Nuclear de Japón publicó este martes un borrador del informe interno sobre la investigación de la avería que indica que en algunas áreas de la planta los niveles de radiación siguen siendo extremadamente altos, lo que podría demorar el proceso de desmantelamiento del complejo, informan medios locales. 

De acuerdo con el documento, la concentración de la contaminación fue localizada cerca del quinto piso de los edificios de los reactores en las Unidades 2 y 3. En términos de dosis, la radiación detectada sería equivalente a varios sieverts por hora, lo que significa que si una persona ingresara al área afectada absorbería una dosis fatal en solo unas pocas horas. Además, analizando los trabajos realizados tras el accidente de marzo de 2011 a raíz de un terremoto y el posterior tsunami, el documento subrayó la importancia de garantizar el funcionamiento de la ventilación dentro de las unidades de la planta. 

Se planea que los trabajos de desmantelamiento comenzarían con la eliminación de los desechos de combustible nuclear del reactor de la Unidad 2. En función de la ruta de extracción, podría ser necesario retirar el tapón de protección del reactor, un procedimiento que llevaría bastante tiempo completar, no solo por la necesidad de tomar medidas de precaución debido a los altos niveles de radiación, sino también por la dificultad de levantar el tapón, que pesa 465 toneladas.

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario