Los términos comunismo y nazismo no son conceptos sinónimos ni intercambiables, por más que se quieran intercambiar. ¿Cómo es posible que se diga que el comunismo de las Brigadas Internacionales fue igual al nazismo cuando luchó contra la barbarie nazi?

El diccionario ya nos deja claras cuáles son las diferencias. La Real Academia de la Lengua define el nazismo o nacionalsocialismo como un «movimiento político y social del Tercer Reich alemán, de carácter totalitario, pangermanista y racista». Sobre el comunismo, la Real Academia de la Lengua dice que es la «doctrina que establece una organización social en que los bienes son propiedad colectiva» y, también, «el movimiento y sistemas políticos, desarrollados desde el siglo XIX, basados en la lucha de clases y en la supresión de la propiedad privada de los medios de producción». Esto nos da una idea pragmática y simple de unas diferencias evidentes. 

Después de lasrevoluciones de 1989, cuerpos como la Unión Europea y la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa están tratando cada vez más al nazismo y al estalismo (citados en veces como fascismo y comunismo) como dos formas comparables de totalitarismo.

Las grandes diferencias

El comunismo como la ideología o corriente de pensamiento nacido en el siglo XIX al calor de la revolución industrial y la nueva sociedad de proletarios que surgió. En el Manifiesto Comunista (1848) de Marx y Engels se construyen las paredes maestras de estas ideas, las cuales a grandes rasgos están presentes en todos quienes se consideran comunistas hasta la actualidad.

Resumiendo mucho un pensamiento tan complejo, la principal característica del comunismo sería la concepción de la sociedad en distintas clases sociales en función de la relación de cada individuo con los medios de producción. El triunfo de las revoluciones burguesas de finales del siglo XVIII y principios del XIX y el auge del sistema económico capitalista condujeron a una sociedad donde los propietarios explotaban a los proletarios para su beneficio. La solución a esta injusta situación sería acabar con la sociedad de clases: la gran propuesta del comunismo.

La idea final del comunismo sería terminar con la división entre explotados y explotadores, no solo en un país concreto, sino en todo el mundo.

Sin embargo, el fascismo no dispone sobre una teorización tan profunda y desarrolla como la del comunismo, así que para su definición ideológica debemos fijarnos más bien en su puesta en práctica allí donde imperó. Dado que el fascismo no tenía la vocación internacionalista del comunismo, sino una mirada nacional, cada caso histórico presenta bastantes más particularidades.

Destaca, por lo tanto, el nacionalismo exacerbado, donde la defensa y promoción de la patria pesan más que cualquier otra idea. No importa si se nace obrero, clase media o noble: la nación les une a todos por encima de cualquier circunstancia personal. Sin embargo, de esto no se deriva una propuesta igualitarista como la del comunismo, en la sociedad fascista existe una férrea jerarquía entre individuos y grupos. Una sociedad de clases basada en postulados racistas.

Una de sus máximas es que la nación debe ser “pura”, estar formada por personas que por naturaleza pertenezcan a ella y no se contaminen de ideas foráneas. El fascismo reivindica el glorioso pasado de la nación, quiere recuperarlo y enfocarlo hacia su futuro. También puede resultar necesario tomar los territorios que entiende que le pertenece por derecho propio, por lo que el militarismo se muestra de manera natural en los postulados fascistas.

Enrique Santiago y su explicación en el Congreso

El noviembre pasado, el Partido Popular sometió a votación una iniciativa pretendiendo que el Gobierno de coalición que comparten el PSOE y Unidas Podemos condenase el «totalitarismo comunista», poniéndolo al mismo nivel que el «totalitarismo nazi». 

El secretario general del Partido Comunista de España y diputado de IU en el Congreso, Enrique Santiago, tomó la palabra en el Congreso para dar un contundente discurso en el que aseguró que «equiparar el nazismo con cualquier otra ideología es banalizar el mal y los crímenes contra la humanidad que Hitler y Mussolini perpetraron».

Santiago aseguró que la PNL presentada por el PP es consecuencia de su «enconada pugna con Vox por ocupar el espacio de la ultraderecha» y defendió el papel de los comunistas españoles durante la dictadura franquista: «Los comunistas fuimos la única oposición al franquismo durante la mayor parte de la dictadura», recordó.»El único régimen político que ha planificado y ejecutado la eliminación sistemática de forma industrial de colectivos y pueblos enteros ha sido el nazismo», apuntó. Y añadió: «Es normal que la ultraderecha, que ha calificado el franquismo como mejor Gobierno que el actual presentara una PNL como esta. Lo que no es normal es que el Partido Popular caiga tan bajo».

Comunismo y nazismo: la sorpresa de Hitler

El usuario @masademocrata publicó hace unos años el siguiente vídeo en el que, no sin humor, Hitler se entera de que es comunista:

– «Aquí hemos encerrado a los judíos y negratas de mierda. En cuanto tengamos todo listo los ponemos a currar en fábricas. Trabajarán como esclavos para empresas privadas como BMW y otras empresas como Siemens, Hugo Boss, Nestlé o Volkswagen».

-«Así el pueblo verá nuestra oposición al bolchevismo», responde Hitler.

-«Mi Fuhrer… La gente dice que el Comunismo y el Nazismo son iguales. Sale en los libros de texto»

-«LA GENTE ES SUBNORMAL. LA GENTE CADA VEZ ES MÁS SUBNORMAL. SE HAN FOLLADO AL 70% DE MI EJÉRCITO Y RESULTA QUE SOY COMUNISTA. Resulta que me pajeo con Marx. COGÍ A MILLONES DE JUDÍOS Y LOS QUEMÉ JUNTO A RETRASADOS Y DEMÁS MIERDA. PERO RESULTA QUE LO QUE PRETENDO HACER CON TODA ESTA MIERDA ES NACIONALIZAR LOS PUTOS Y JODIDOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN», grita Hitler.

-«Mi Führer, hemos nacionalizado varias empresas en los últimos años».

-«PARA SERVIR A NUESTROS INTERESES. LOS OBREROS SON MARIONETAS»

-«Mi Führer, somos el partido de los trabajadores»

-«Si fuéramos el partido del trabajador no tendríamos esclavos currando gratis. ESCLAVIZAMOS GENTE. Hemos utilizado esa mierda de la raza y la nación para dar mano de obra barata a todas aquellas empresas de capital privado que apoyan nuestra causa. ¿Me has visto tú a mi hablar del materialismo histórico o de la mierda de la plusvalía? Y ESTE PUTO ILUMINADO SE PIENSA QUE ME HAGO PAJAS PENSANDO EN LA LIBERTAD DEL OBRERO. HAY QUE SER MUY GILIPOLLAS JODER».

«Tendremos que volver a inventarnos alguna gilipollez que la gente se trague. Con algún negro. Diremos que no somos ni de izquierdas ni de derechas y daremos una imagen pública de progreso y renovación. Llamad a Rosa Díez».

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario