salariosinsalario

La pandemia del covid-19 ha impactado con fuerza en el mercado laboral. Además de los expedientes de regulación temporal de empleo, los despidos y los cierres de empresas, también ha sacudido la retribución de los trabajadores y su capacidad de compra. 

El salario medio de los trabajadores del Estado ha caído un 3,1% en 2020, el mayor descenso de los últimos 50 años, según un estudio de la ETT Adecco. Si se descuenta la inflación, el informe cifra en un 1,4% la pérdida de poder adquisitivo del salario medio teniendo en cuenta las variaciones acumuladas en los últimos ocho trimestres. Hace un año, en cambio, el poder adquisitivo subía un 0,9%.

Según el informe, el salario medio se situó en 1.641 euros mensuales. El descenso rompe un periodo de alzas continuas que se inició en la segunda mitad del 2017. Los ERTE tienen un papel principal en el descenso del salario medio, porque los empleados que están en esta situación no cobran el salario íntegro, sino un 70% de la base reguladora.

De hecho, el estudio indica que en todas las comunidades, excepto en Murcia –donde el salario medio creció un 1%–, los sueldos de los empleados cayeron en 2020. Por territorios, Madrid tiene el salario medio más alto, de 1.964 euros, a pesar de un descenso del 1,3%. El País Vasco ocupa el segundo lugar con 1.954 euros (-1,5%), y Navarra el tercero con 1.937 euros (-0,7%). Catalunya se sitúa en el cuarto lugar, con 1.725 euros mensuales, pero con un descenso del 4,6% —el tercero más grande entre las comunidades—. Aun así, se mantiene por encima de la media española.

El impacto de los ERTE en el sector turístico está claro. Si Catalunya es la tercera comunidad donde más cae el salario mediano, Canarias (-12,1%) y Baleares (-12%) ocupan los dos primeros lugares. Así pues, no es extraño que las Canarias se sitúen en el último lugar en retribución mediana (1.281 euros mensuales) y las Baleares en el tercer lugar por la cola (1.405 euros), justo por delante de Extremadura (1.338 euros).

Madrid avanza a Catalunya

Según Adecco, Madrid y Navarra son las territorios que reúnen las mejores condiciones para trabajar en el Estado y desbancan a Baleares y Catalunya, que ocupaban esas posiciones hace un año. Para hacer este análisis son tenidos en cuenta dieciséis indicadores relacionados con la remuneración, la seguridad laboral, las oportunidades de encontrar trabajo y el desarrollo profesional, la conciliación entre la vida personal y laboral y la conflictividad laboral.

En este indicador Baleares –que hace un año era el mejor valorado– cae a la posición 14, mientras que Catalunya –que era la segunda hace un año– ahora es la quinta. Los adelantan Madrid, Navarra, el País Vasco y Cantabria. En las dos posiciones peores no hay cambios: Canarias continúan al último lugar, por delante Castilla-La Mancha. La tercera por la cola es Extremadura, que baja cinco lugares.

El informe también destaca otros aspectos del mercado laboral como el descenso de la siniestralidad laboral por las restricciones en la actividad económica. A pesar del aumento del paro, con 527.900 personas más que hace un año, el número de parados de muy larga duración –los que hace al menos dos años que buscan trabajo– se situó en 885.400 personas a final del 2020, el tercer registro más bajo en una década (68.600 menos que a finales del 2019). En la media de los últimos cuatro trimestres, los parados de larga duración equivalen al 24% del total, 6,5 puntos menos que un año antes y la proporción más baja desde septiembre del 2011, según Adecco.

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario