los investigadores de delfi trabajando en uno de los

Unos científicos de la Delft University of Technology en los Países Bajos han desarrollado una nueva técnica que les ha permitido conectar tres aparatos cuánticos con éxito por primera vez en la historia. Su estudio, publicado en la revista Science, es un paso clave para el intento de conseguir internet cuántico, que permitiría enviar grandes cantidades de datos a distancia de forma más segura e instantánea que ahora.

En la actualidad, la computación clásica funciona gracias a los bits, unidades mínimas de información que tienen el valor de 0 o 1, que se encargan de crear paquetes de información que van desde las imágenes que vemos en un vídeo de YouTube hasta las palabras que lees en artículos como este.

Con el internet cuántico, la unidad básica de información serían los cúbits. Estos se pueden programar para que sus valores sean 1 y 0, o que se superpongan y sean ambas cosas a la vez. Estos cúbits se pueden entrelazar para que cualquier cambio de información que se produzca en un aparato cambie en otro, a pesar de que las partículas se encuentren al otro lado del planeta. Estas propiedades de los cúbits permite que se pueda compartir la información de manera instantánea y que se pueda encriptar cualquier intromisión entre una conversación entre un emisor y un receptor.

El descubrimiento del equipo de la Universidad de Delft es una versión bastante primitiva, pero permite el asentamiento de las bases del internet cuántico. Ronald Hanson, el investigador principal del estudio, explicó a Inverse que, gracias a esta primera red, ahora tienen “un banco de pruebas único para desarrollar el internet cuántico”.

La aplicación de este modelo no afectará a la forma en la que nos desenvolvemos por Internet, pero sí que mejorará la velocidad y la seguridad en nuestras navegaciones por la web. La función práctica más destacable será la ciberseguridad que obtendremos, ya que en caso de cualquier intromisión ajena al receptor y al emisor de un mensaje inmediatamente detectada por el sistema.

Sin embargo, para que el internet cuántico sea una realidad, todavía queda mucho. De momento, varios laboratorios están probando diversos materiales para encontrar el idóneo para transmitir los cúbits de manera eficiente y también se necesita crear una estructura para conectar la información.

Cuando todo esté listo, los ordenadores cuánticos podrían ayudarnos a avanzar de forma más dinámica en el campo de la tecnociencia. De hecho, esta tecnología podría ayudarnos a trabajar en nuevos sensores con los que poder detectar ondas gravitacionales, o telescopios con una alta resolución.

Fuente

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario