R4c07cd0df9267b2da1fbc6cfdfe7a52d

Libia: desde la batalla de al-Qardabiyah en 1915, símbolo de la unidad nacional, hasta la estrategia del caos de la OTAN desde 2011.

En 1915 cuando Libia estaba bajo el yugo de los colonizadores italianos en una epopeya nacional que será inmortal, libios de diferentes regiones y diferentes tribus por primera vez, en su larga historia frente a los muchos conquistadores egipcios, griegos, cartagineses, romanos, árabes, otomanos, derrotan en la batalla de al-Qardabiyah, el colonizador italiano.

Esta batalla sigue siendo el símbolo de la unidad nacional en la que participaron todos los patriotas de una sola nación para lograr una victoria sin precedentes.  (Véase sobre este tema el libro del historiador italiano Angelo del Boca, "gli italiani in Libia" o "i gas di Mussolini")

Si, como escribe el profesor Robert Charvin en su último y valiente libro "Muammar Gaddafi, un intento de cambiar el mundo", la situación en Libia es a la vez "anárquica y volátil", sólo los libios pueden resolver sus problemas teniendo en cuenta que "Libia, como cualquier sistema político en el corazón de las relaciones de poder del actual período histórico, no ha sido capaz de escapar de las cargas decisivas que imponen las potencias".

Las clases trabajadoras que eran los verdaderos partidarios de Gadafi y de la Jamahiriya deben recuperar el control de su futuro y oponerse a la cultura del regionalismo y el localismo para poner fin a la fragmentación de la sociedad libia.

Señala con razón que a pesar de la demonización y criminalización del líder antiimperialista Gadafi, que se había "convertido en el nuevo Hitler", por los monopolios de la información, los gobiernos neocoloniales, los intelectuales serviles y los falsos amigos de la izquierda, la solidaridad popular internacionalista, fue muy tímida  en el caso de la Jamahiriya Árabe, Libia,  Popular y Socialista.

"Los líderes de los partidos comunistas occidentales, con la excepción del PC portugués y el Partido Laborista Suizo, permanecieron al margen como si no entendieran la naturaleza de la revolución libia, su sincretismo y su dimensión musulmana ... »

Recuerda que la única oposición clara a la contrarrevolución de Gadafi fue la de los 42 partidos de izquierda de América del Sur y los países del Alba, lo que demuestra que la izquierda europea se había vuelto incapaz de tener en cuenta la multipolaridad no occidental.

Nos gustaría añadir que este no fue sólo el caso de la izquierda occidental. La jamahiriya fue abandonada por el mundo entero.

Las posiciones antiimperialistas y socializadoras, la revolución del 1* de septiembre de 1969, el Libro Verde y la  democracia directa, la gran Carta Verde de los Derechos Humanos, la tercera teoría universal para desenmascarar a los defraudadores "sobre la democracia, la libertad, los derechos humanos, el socialismo"  e inspirar las revoluciones populares con  "la mathaba",  la nueva internacional,   no fueron comprendidas ni aceptadas  por los sectores de la izquierda occidental y fueron descartadas por la derecha.

Para el militante comunista Robert Charvin, esta incomprensión que resulta en un anti-Gadafismo, es "una verdadera patología occidental" debido a la incultura y el etnocentrismo.

La economía más progresista de toda África, con unos de los índices de desarrollo humano más alto en el periodo de la Jamahiriya  a pesar de muchas dificultades, ya está agotada.   "Falta electricidad, alimentos y medicinas, el mercado negro, y todo el tráfico imaginable está bajo el control en la ciudad de Trípoli de 53 milicias armadas bajo una Gobernación autoproclamada (A. Belhadj) financiada por Qatar. »

La fragmentación de la sociedad ocho años después de la agresión de la OTAN se cierne sobre el país. "Todos los conflictos se han exacerbado, todos los conflictos de intereses sociales, económicos y políticos han resurgido, y los Estados occidentales "a pesar de su voluntad de interferir encuentran muchos problemas para identificar incluso las fuerzas que pueden ser útiles para ellos".

Más pronto de lo que pensamos, la Jamahiriya renacerá, no está "muerta con el asesinato de su Guía, la soberanía de Libia no se borra y su voz en el mundo no se extingue", una nueva batalla de al-Qardabiyah es posible y puede poner fin a este caos y saqueo neocolonial.

Nuestro apoyo a la Jamahiriya siempre ha sido inquebrantable, incluso cuando en las calles no había casi nadie que la apoyara y sabemos que no estamos solos.

"El mundo necesita inventar el derecho de injerencia de los pueblos"-   Robert Charvin.

Por el Bureau d'information Alba Granada north Africa

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario