1 64

Sigurdur Ingi Thordarson, testigo clave en el proceso del Departamento de Justicia de Estados Unidos contra el periodista Julian Assange, ha confesado en una entrevista concedida al periódico islandés Stundin que mintió en sus declaraciones utilizadas para armar el caso contra el fundador de WikiLeaks.

La declaración fue considerada por el analista estadounidense Edward Snowden como el fin del caso contra Julian Assange. Este testigo clave dijo a la prensa que hizo creer a los agentes estadounidenses que Assange le pidió hackear ordenadores para acceder a conversaciones privadas de parlamentarios a cambio de unos miles de dólares e inmunidad en las investigaciones, algo que el fundador de WikiLeaks nunca le pidió.

El hombre ha explicado que, en realidad, recibió unos archivos de terceros que le dijeron que habían grabado a los parlamentarios y propuso compartirlos con Assange sin comprobar su contenido.

La revelación del testigo puede darle un giro total al caso Assange. Según RT, la Justicia británica rechazó extraditar al periodista de Estados Unidos, donde se le imponen 175 años de prisión por 18 cargos en su contra a raíz de la publicación de documentos secretos en su portal WikiLeaks, por temor a que se suicide.

La corte británica se guió por motivos humanitarios al fallar en contra de la extradición de Assange, sin embargo, la argumentación del equipo legal de EE.UU. incluyó la afirmación de que el acusado y su informador, Thordarson, trataron de descifrar juntos un archivo robado de un banco islandés.

Tal y como recoge RT, Thordarson ha aclarado que el archivo encriptado fue filtrado del banco y compartido en Internet entre los entusiastas que trataron de descifrarlo por motivos de interés público en un intento de descubrir los motivos de la crisis financiera en Islandia, y que nada confirma que el archivo fuera «robado» en algún momento, ya que se sospecha que lo divulgaron los propios empleados del banco.

En el proceso judicial también se mencionaba que Assange «utilizó acceso no autorizado» otorgado por Thordarson «para acceder a un sitio web gubernamental» destinado a rastrear vehículos policiales, pero Thordarson aclaró que los datos del ‘login’ eran sus propias identificaciones y no fueron obtenidos por medios ilícitos.

El testigo clave ha señalado que tenía acceso a aquella página web debido a su trabajo como socorrista cuando era voluntario en un equipo de búsqueda y rescate, y que el fundador de WikiLeaks nunca le pidió los datos de acceso.

En 2011, el FBI contactó con las autoridades islandesas para advertirles de una intrusión en las computadoras gubernamentales y ofreció su ayuda. Ogmundur Jonasson, el entonces ministro del Interior de Islandia, opina que los estadounidenses trataban de utilizar las cosas en su país y sus ciudadanos «para tejer una red, una telaraña que atrapara a Julian Assange». Según Jonasson, el objetivo de EE.UU. era atrapar a Assange y no ayudar a Islandia.

Desde entonces, el exministro del Interior islandés sigue preguntándose si todo empezó con la aceptación de la ayuda estadounidense y el establecimiento de cooperación «que podrían haber utilizado como pretexto para visitas posteriores».

Antes de conocerse esta noticia y tras salir a la luz que el pasado miércoles el multimillonario estadounidense John McAfee, creador del famoso antivirus que lleva su apellido, apareció muerto en la celda que ocupaba en una prisión de Barcelona, Edward Snowden defendió a través de su perfil de Twitter que: «Europa no debería extraditar (a EE.UU.) a los acusados de delitos no violentos a un sistema judicial tan injusto y a un sistema penitenciario tan brutal que los acusados nativos preferirían morir antes que someterse a él. Julian Assange podría ser el siguiente. Hasta que se reforme el sistema, la moratoria debe permanecer».

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, señaló a través de su cuenta de Telegram estar totalmente de acuerdo con las declaraciones de Snowden: «Estoy de acuerdo con Edward al 100 %. Assange ha sido presionado, torturado, y ahora no tenemos ni idea de lo que le están haciendo. Luego, los anglosajones emitirán un comunicado de prensa».

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario