la tierra

Los científicos del clima están cada vez más preocupados porque el calentamiento global esta rompiendo los llamados “puntos de inflexión” en los sistemas naturales de la Tierra y, a menos que se tomen medidas urgentes este proceso conducirá a un desastre generalizado y posiblemente irrevocable.

Es probable que el impacto esté mucho más cercano de lo que la mayoría de la gente cree. Un informe preliminar del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) sugiere que la vida cambiará en las próximas décadas, incluso si las emisiones de gases de efecto invernadero se llegan a controlar

El Panel Internacional de científicos del clima han preparado un informe para que los gobiernos lo consideren la reunión que se realizará, por iniciativa de la Naciones Unidas, en noviembre próximo en Glasgow (COP 26). Un borrador del documento se filtró a la agencia de noticias France-Press, el texto advierte con preocupación sobre el umbral desde el cual la recuperación del colapso climático puede volverse imposible; «la Tierra puede recuperarse de un cambio climático drástico, de hecho, se crearán nuevos ecosistemas y probablemente aparecerán nuevas especies, pero, los seres humanos no lograrían sobrevivir».

Según el Panel Internacional de la ONU, el aumento de la temperatura está empezando a derretir del permafrost ártico y, este proceso va a liberar metano, un poderoso gas que provocará más calentamiento. Con el derretimiento de las capas de hielo polar, puede ser casi imposible de revertir el calentamiento global incluso si las emisiones de carbono se reducen rápidamente. A continuación, no sólo se elevaría el nivel del mar, sino que también se destruiría la selva amazónica.

El desastre climático podría llegar rápidamente con aumentos de temperatura relativamente pequeños.

Para Bob Ward, director de políticas y comunicaciones del Instituto de Investigación Grantham de la London School of Economics; “los científicos del clima han identificado los umbrales críticos, tanto regionales como globales, más allá de los cuales el impacto será irreversible. Este fenómeno podría generar enormes cambios sociales y económicos, como inmediatos desplazamientos masivos de población. Los puntos de inflexión deberían preocupar a los gobernantes, y particularmente a los economistas, que han dejado fuera de sus evaluaciones este peligroso fenómeno”.

Precisamente, en un Informe anterior del IPCC fue criticado por otros especialistas por no tener en cuenta los «puntos de inflexión». Por tanto, el nuevo informe los estudia con detenimiento y contiene fuertes advertencias sobre el tema. Los puntos de inflexión son vitales para monitorear el cambio climático porque en el momento que se activen, con el aumento de la temperatura, se provocará una cascada de eventos de consecuencias devastadoras.

Según Simon Lewis, profesor de ciencia del cambio global en el University College de Londres, “nada en el informe del IPCC debería ser una sorpresa, ya que toda la información proviene de la literatura científica. El riguroso mensaje del IPCC es que se avecinan olas de calor, incendios, inundaciones y sequías cada vez más severas con graves impactos para muchos países. Además, se producirán algunos cambios irreversibles, llamados puntos de inflexión, cuando las altas temperaturas y las sequías destruyan a ecosistemas como la selva amazónica. Los puntos de inflexión pueden llegar a vincularse, entonces se produciría un efecto dominó cambiando el clima tal como lo conocemos ahora. El contundente informe del IPCC es bienvenido, ya que la gente necesita saber lo que está en juego si la sociedad no toma medidas drásticas para reducir inmediatamente las emisiones de carbono”.

El borrador del IPCC detalla 12 puntos de inflexión potenciales.

Según el Panel Internacional, “lo peor está por venir, afectando la vida de nuestros hijos y nietos mucho más que la nuestra”. Con un 1,1 ° de calentamiento por encima de los niveles preindustriales, el clima ya ha cambiado”.

Hace una década, los científicos creían que limitar el calentamiento global de 2 grados Centígrados sería suficiente para salvaguardar el futuro. Este objetivo está consagrado en el acuerdo de París de 2015, adoptado por casi 200 naciones que se comprometieron a limitar colectivamente el calentamiento «por debajo» de esa cifra. Sin embargo, el acuerdo no se está cumpliendo y, de acuerdo con la tendencia actual, la temperatura del globo podría llegar a subir en unos 3 grados centígrados.

Los modelos anteriores predijeron que el cambio climático que alteraría la Tierra no era probable hasta alrededor de año 2.100. Ahora el informe preliminar del IPCC y de la ONU ha cambiado el pronóstico de manera preocupante “un calentamiento prolongado superior a 1,5 ° C podría producir consecuencias progresivamente graves, de siglos de duración y, en algunos casos, irreversibles».

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario