petirrojoamericano 950x633

Una enfermedad desconocida está matando masivamente a los pájaros cantores. Afecta especialmente a cuatro especies y a los ejemplares más jóvenes 

Los arrendajos azules son las últimas víctimas de una misteriosa enfermedad mortal que ha surgido en el este de los EE.UU y que está matando a innumerables aves silvestres. Hasta el momento, la mayoría de los casos involucran sólo cuatro especies: zanate común, arrendajos azules, petirrojos americanos (en la foto superior) y estorninos europeos.

Desde mayo, cuando se reconoció por primera vez la enfermedad en Washington, DC y sus alrededores, los investigadores han documentado cientos de casos en al menos una docena de especies de aves en nueve estados del este y medio oeste.

os científicos están buscando pistas sobre qué causa la enfermedad, mortal para las aves, pero hasta el momento no han encontrado la causa.

Los estudios han descartado agentes que se sabe que causan mortalidad masiva en las aves, incluida la bacteria Salmonella , varias familias de virus y los parásitos Trichomonas.

A pesar de la incertidumbre, los investigadores están empezando a tener una imagen más clara del brote, gracias en parte a miles de personas que han respondido a las llamadas de agencias gubernamentales y científicos para informar sobre aves enfermas o muertas.

Hasta el momento, la mayoría de los casos involucran sólo cuatro especies, además del petirrojo americano, en la foto superior de este artículo, están son las más afectadas:

ZANATE COMÚN

Quiscalus quiscula 001 1024x889

ARRENDAJOS AZULES

arrendajos azules 1024x701

ESTORNINOS EUROPEOS

starling european starling bird sparrows plumage gray and white 1024x683

La alarma sobre la enfermedad  la comunicó el 2 de julio el Centro Nacional de Salud de la Vida Silvestre del Servicio Geológico de Estados Unidos. Las aves jóvenes parecen ser especialmente susceptibles a la enfermedad.

¿PUEDEN DESAPARECER?

En este punto, el brote no parece representar una amenaza seria para las poblaciones de aves, dicen los investigadores. Aún así, están observando para ver si su alcance geográfico se expande; los informes de aves enfermas se extienden ahora al oeste hasta Indiana y Kentucky y al norte hasta Pensilvania. Y piden que no cese la colaboración ciudadana si encuentran pájaros muertos.

La geografía sugirió un sospechoso. En mayo y junio, partes del área del brote vieron la aparición de miles de millones de cigarras. Las aves se dan un festín con las cigarras, lo que llevó a algunos investigadores a preguntarse si el brote podría estar relacionado con los insectos. Las cigarras pasan la mayor parte de su vida bajo tierra, donde pueden haber acumulado pesticidas u otros contaminantes.

Un tipo de hongo llamado Massospora que infecta a las crías de cigarras también podría desempeñar un papel en la causa de la enfermedad. La Massospora produce compuestos que alteran el comportamiento de las cigarras, quizás para aumentar su propagación.

Sin embargo, las aves tienden a evitar comer cigarras plagadas de hongos, y se han observado aves enfermas en áreas donde las cigarras eran raras.

Los investigadores señalan que la mortalidad masiva de aves no es infrecuente, especialmente entre las especies que forman bandadas densas o se reúnen en los comederos.

A mediados de la década de 1990, los observadores de aves en el este de los Estados Unidos notaron que los pinzones domésticos, un pájaro cantor común introducido, estaban muriendo en cantidades relativamente grandes a causa de una enfermedad caracterizada por ojos hinchados e incrustados.

Los investigadores finalmente determinaron que la causa era una bacteria, Mycoplasma gallisepticum, que probablemente se había propagado de las aves de corral domésticas.

Durante las últimas décadas, los investigadores también han rastreado brotes de virus del Nilo Occidental, influenza aviar y Salmonella que causaron muertes notables.

Muchos de esos sospechosos han sido descartados en este caso, según el comunicado del 2 de julio. Pero los investigadores continúan buscando otras posibilidades. Están usando microscopía electrónica para examinar tejidos en busca de daños reveladores, por ejemplo, y emplean una batería de pruebas para detectar microbios, virus, parásitos y contaminantes químicos sospechosos.

Muchas de las aves muertas que se han examinado estaban infectadas con la bacteria Mycoplasma. Eso no es raro, pero la bacteria ha evolucionado para volverse más infecciosa y mortal, y podría estar jugando un papel en el brote actual.

Mientras tanto, en Virginia, por ejemplo, la cantidad de aves infectadas está comenzando a disminuir. Pero, hasta que termine el brote, las autoridades piden a los amantes de las aves que tomen medidas que puedan frenar la propagación de cualquier enfermedad, incluido el enterramiento de aves muertas y la eliminación de comederos donde se congregan las aves.

Además, proponen rastrear datos para conocer si esta enfermedad está afectado a aves en otras partes del mundo.

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario