SanBlas8

El Juzgado de lo Penal número 26 de Madrid ha condenado a siete años de prisión y al pago de 4.100 euros en concepto de indemnización a dos jóvenes migrantes por agredir a dos personas de ideología neonazi que habían salido “a la caza” de menores extranjeros no acompañados, según ellos mismos afirmaron en su declaración ante la policía. Los agentes habían intervenido armas a los ultraderechistas momentos antes. 

Los hechos tuvieron lugar el 14 de octubre de 2020 en la zona de San Blas. Según aparece reflejado en el atestado policial, al que ha tenido acceso El Salto, ese día las dos personas de ideología de extrema derecha habían acudido a las inmediaciones de la parada de metro de Las Rosas con el objetivo de localizar a menores no acompañados que, según ellos, habían agredido sexualmente a una chica menor de edad —lo cual fue desmentido por la Policía días después, que identificó al violador como un joven de nacionalidad española, según desvelaba entonces La Marea—.

Según el relato que dieron a la policía, ese día se encontraron con cuatro menores de origen marroquí a los que preguntaron si eran menores no acompañados y a los que empujaron y golpearon con un casco de moto. Los cuatro menores de origen marroquí salieron huyendo, pero los dos neonazis afirman a la policía que, en un momento dado, la carrera cambia de sentido y  fueron ellos los perseguidos por los menores extranjeros. Los jóvenes marroquíes dejaron de perseguirlos y poco después los dos neonazis fueron interceptados por una patrulla de policía. En el mismo atestado policial se señala que la policía intervino a los dos neonazis una navaja y una porra extensible, dejándoles marchar. Pero la noche continuó y, de camino a sus casas, se encontraron con otro grupo de menores migrantes que, según afirman los nazis, les golpearon con palos, piedras y adoquines.

Según detalla la sentencia, que ha sido divulgada en Twitter por el abogado de los dos neonazis, uno de ellos resultó con la nariz rota, hematomas y desplazamiento de los incisivos superiores, por lo que estuvo siete días hospitalizado y un mes de baja, pero sin que le quedaran secuelas, y el otro tuvo hematomas y una herida por la que recibió puntos de sutura y por la que estuvo en tratamiento médico dos semanas sin que tampoco le quedaran secuelas.

“Los dos chavales nazis son conocidos del barrio: Pepe y Luis y tienen entre 19 y 23 años. Lo sabemos por las redes sociales. Ahora se presentan como víctimas, pero fueron a pegar a los menores por ser inmigrantes. Y si vienen a pegarte, o corres o te defiendes. Y como eran cuatro, pues se defendieron”, explicaba entonces a El Salto Shay, joven activista del colectivo San Blas-Canillejas en Lucha, que ha sido varias veces agredido. Según reconoce el propio abogado de los dos neonazis en su cuenta de Twitter, ambos son miembros de la organización de extrema derecha Bastión Frontal.

La pelea fue seguida por manifestaciones de extrema derecha que fueron denunciadas por organizaciones como SOS Racismo por constituir delitos de odio y en las que cientos de personas cantaron proclamas como “San Blas será la tumba de los menas” o “Ni un puto mena en San Blas”. La protesta, convocada por organizaciones como Bastión Frontal o Defend San Blas, llegó hasta el portal de la vivienda de acogida en la que viven varios menores migrantes.

Esa misma noche, y al día siguiente, cuatro jóvenes de origen magrebí fueron detenidos por los hechos, uno de ellos menor de edad. Los tres mayores de edad, dos de ellos de 18 años y otro de 19 años, fueron ingresados en prisión preventiva y ahora han sido condenados a un total de siete años de prisión cada uno de ellos —cuatro años por las lesiones provocadas a uno de los neonazis y tres por las del otro—, además de al pago de 3.350 euros y 750 euros en concepto de indemnización. Además, la sentencia señala que cuando los dos jóvenes cumplan las dos terceras partes de la condena, serán expulsados del país con la prohibición de volver durante diez años.

Sin embargo, la sentencia, que impone a los tres jóvenes migrantes un año y medio más de pena que la solicitada por Fiscalía, no tiene en cuenta que, poco antes de la agresión sufrida por los dos neonazis, estos habían ido a la caza de menores extranjeros, como habían confirmado ante la policía y después negado durante el juicio, celebrado a principios de este mes. La “ideología de los perjudicados o el previo incidente provocado por estos carecen de relevancia alguna”, afirma el fallo del juzgado. “Es cierto que los perjudicados no ofrecieron una versión coherente de qué es lo que hacían en el parque donde se iniciaron los hechos y de por qué tenían las armas que les fueron incautadas por la policía, pero lo cierto es que tales hechos no son objeto del presente procedimiento y carecen de relevancia penal”, continúa el escrito de la juez sobre la caza de menores que intentaron llevar a cabo los dos neonazis agredidos.

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario