header ED website 1024x576

La empresa Energy Dome está construyendo la que será la primera batería de CO2 del mundo en la isla de Cerdeña. Se trata de un prototipo de un tamaño de 2,5MWe y 4MWh, que se diseñará para permitir una futura expansión del almacenamiento que la llevará a 8MWh o más. La planta de demostración utilizará los mismos componentes que el sistema comercial a gran escala de 25MW y 100MWh o 200MWh, lo que demuestra efectivamente la preparación de esta tecnología para el mercado.

Energy Dome desplegará la planta de demostración, siendo pionera en una alternativa innovadora a las baterías para el almacenamiento de energía a escala de servicios públicos. La tecnología de Energy Dome se basa en un proceso completamente nuevo que ha sido diseñado para usar solo equipos existentes y probados. El equipo aceptó el desafío de desarrollar una solución que no solo fuera tecnológica y económicamente factible ahora, sino que también superaría las limitaciones inherentes del ion de litio. En particular, la batería de CO2 no presenta riesgo de incendio, no utiliza materiales raros y combina un mejor rendimiento con un menor costo de capital, en comparación con el Li-Ion.

«Es un hito notable estar listo para mostrar y probar nuestra tecnología después de solo un año y medio desde la incorporación de Energy Dome. La singularidad de la batería de CO2 radica no solo en el innovador proceso termodinámico de almacenar energía licuando el CO2 a temperatura ambiente, sino también en el proceso en sí. Esto, utilizando equipos listos para usar, demostrará que nuestra tecnología está lista y las señales iniciales del mercado sugieren una rápida aceptación mundial por parte de los principales operadores del sector energético», asegura e CEO de Energy Dome, Claudio Spadicini.

La solución única e innovadora, que Energy Dome ha diseñado y patentado, almacena energía en forma de CO2 líquido en recipientes presurizados, por lo que se basa en equipos listos para usar en la cadena de suministro global. La planta de demostración de baterías de CO2 probará tanto la eficiencia de la tecnología como la capacidad de la tecnología para proporcionar servicios de energía y regulación en la red eléctrica, probando la tecnología a una escala relevante y superando los riesgos técnicos, que se refieren principalmente a la riesgo de integración de componentes.

La tecnología de la batería de CO2 se basa en un proceso termodinámico de circuito cerrado que almacena energía de manera eficiente mediante la manipulación de CO2 en diferentes condiciones de estado. En el modo de carga, el CO2 se comprime y se almacena a presión a temperatura ambiente en un estado líquido o supercrítico de alta densidad. En el modo de descarga, el CO2 se expande en una turbina y se almacena nuevamente en un gasificador atmosférico, liberando la energía a la red en un sistema de circuito cerrado, con emisión cero a la atmósfera.

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario