terminal satelite bcn

El pasado 2 de junio, el empresariado catalán instó a los gobiernos de la Generalitat y de España a hacer una ampliación del aeropuerto del Prat lo más rápidamente posible. Efectivamente, sólo dos meses después ambos ejecutivos lo acaban de acordar, a pesar destrozo medioambiental que supondrá en el área de La Ricarda así como la apuesta por un modelo de turismo depredador e insostenible ecológicamente.

Este sometimiento de los dos gobiernos a los intereses patronales no nos extrañan, tampoco la agilidad ni la fecha elegida, periodo de agosto, pues es el mejor momento para minimizar rechazos sociales.

Simplemente certificamos el papel antipopular de unos partidos políticos que actúan como simples gestores de los magnates capitalistas y oligarquía. Lo hemos visto con el incremento salvaje de las tarifas eléctricas, con los favores a BCN World, la especulación de la candidatura de las olimpiadas en Pirineos o tantos otros, sólo por poner ejemplos recientes.

La huida hacia delante por un modelo turístico masificado está generando subidas exhorbitantes de los precios de la vivienda, de bienes materiales y gentrificación de barrios mientras nos dejan la ya conocida precariedad, temporalidad y explotación de unos empresarios hosteleros que se quedan todas las ganancias generados. La juventud malvive sin perspectivas de futuro mientras se deja un rastro de territorio trinchado y derechos laborales ligados a un monocultivo insostenible, que sólo puede mantenerse con eternas fugas adelante.

Sin duda las principales empresas de construcción del estado estarán muy alegres para asfaltar más espacios protegidos en Cataluña y seguir manteniendo sus crecimientos económicos, socializando el coste que supone.

Lo ocurrido en El Prat no es una granizada, no ha caído del cielo: es responsabilidad de los partidos políticos que están a los dos gobiernos, al servicio del empresariado en esta y otras cuestiones y de toda la supuesta oposición que gestiona su participación institucional y los desencuentros con un cálculo que los hace cómplices. O se está con el pueblo o con el que nos explotan y destrozan el territorio.

Llamamos a la población a organizarse y oponerse a esta nueva agresión contra el territorio y nuestro futuro.

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario