1 s morales

El incidente no fue comunicado a la tripulación para evitar un aumento de “la tensión de la misión diplomática, que buscaba rescatar al ex Mandatario y darle asilo en México”

Un piloto de la Fuerza Aérea Mexicana que hizo parte de la tripulación del avión que sacó de Bolivia al expresidente Evo Morales durante el golpe de Estado de noviembre de 2019, declaró  haber percibido el disparo de un proyectil militar desde la base aérea en Chimoré que tuvo que sortear para “evitar el impacto”, e informó que hubo intentos violentos de militares para bajar a Morales del avión.

La información se encuentra en el documento de la Secretaría de la Defensa Nacional de México.

El informe indica que, “Durante el ascenso inicial, el piloto alcanzó a observar desde el lado izquierdo de la cabina de mando, y cuando casi alcanzaba los mil 500 pies sobre el terreno, una estela luminosa similar a la característica de un cohete en la posición de las siete (atrás a la izquierda de la trayectoria del avión) por debajo del horizonte (…)”, y añade que, “Estimando el piloto que, en caso de tratarse de un proyectil, el punto desde donde fue lanzado podría estar ubicado en las inmediaciones del aeropuerto de Cochabamba”.

La aeronave logró aterrizar en Chimoré, donde estaban desplazados militares. Esa situación relata el piloto mexicano y dice que desde que estaban en la terminal aérea, “un elemento de las fuerzas armadas de Bolivia apuntó a la aeronave, de manera permanente, con un lanzacohetes RPG”.

La investigación notifica que, “Efectuó un viraje ceñido hacia el lado contrario de la trayectoria del proyectil (lado derecho) incrementando el régimen de ascenso para evitar el impacto, observando que la traza, muy por debajo de la aeronave, efectuaba una parábola hacia el terreno sin haber alcanzado la altura que en ese momento ya tenían, aproximadamente a 3 mil pies sobre el terreno (…)” (…) “concluye su apreciación que el posible cohete podría haber provenido del lanzador RPG que observó en el aeropuerto”.

El incidente no fue comunicado a la tripulación para evitar un aumento de “la tensión de la misión diplomática, que buscaba rescatar al ex Mandatario y darle asilo en México”.

El propio Morales relató que una vez en el avión mexicano no se dio autorización de despegue, por lo que el exvicepresidente Álvaro García llamó al excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Gonzalo Terceros, actualmente en la cárcel por el caso golpe de Estado, y le advirtió que, “Ningún problema general, acá están más de 10.000 compañeros concentrados. Va a arder el aeropuerto, vamos a arder nosotros, van a arder sus soldados, bajo su responsabilidad. Esa llamada telefónica ha sido clave y otra vez carreteamos para levantar el vuelo”.

El piloto Miguel Eduardo Hernández Velázquez expresó que descendió de la aeronave para tratar de comunicarse con el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, y reportar la situación. Tras intentarlo sin éxito, se registró una primera amenaza de los bolivianos para intentar bajar a Morales del avión.

Fue golpeado por militares. “Le ordenaron que levantara los brazos, diciéndole que bajara a Evo Morales de su avión. En ese momento, otro de los individuos se le aproximó por detrás y lo golpeó en la espalda baja con la culata de un arma larga, tipo Garand, por lo que el piloto giró hacia la izquierda para enfrentarlo (…)”, y agregó que en ese “momento otro de los individuos, también uniformado, le golpeó el abdomen con el rompeflamas de un fusil automático ligero, cargando su arma y apuntándole al pecho, sin ninguna razón aparente”.

También el piloto “pidió en varias ocasiones que se dejara de apuntar al avión con el lanzacohetes”.

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario