20210901 Honduras 1400x901

“Fue un éxito. La respuesta de la población fue muy buena y comenzamos a romper el miedo. Ese miedo que nos han metido a la pandemia, a la represión, a la criminalización, y que nos ha paralizado durante más de un año”, dijo Oliva.

“Esa presencia activa y multisectorial, todos esos colores, esa gana de reconquistar las calles, demuestran que en Honduras aún estamos vivos y de pie, firmes”, agregó.

Las actividades se realizaron este 30 de agosto en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas y el Día Nacional del Detenido Desaparecido.

Fueron promovidas por la Convergencia Contra el Continuismo, en colaboración con CofadehComité Nacional por la Liberación de los Presos Políticos en HondurasCoalición Contra la Impunidad y Rel UITA.

Finalizando las actividades se dio lectura a una proclama que recoge el análisis, los objetivos y los sentimientos que generaron este esfuerzo social y, al tiempo, político.

“Muchas personas llegaron de forma autoconvocada. Eso demuestra que la gente está deseosa y ansiosa de que se genere una dinámica que contribuya a generar cambios en nuestro país”, manifestó Oliva.

La defensora de derechos humanos aclaró también que no hay incongruencia alguna en la decisión de realizar esa convocatoria en el día en que se conmemoran las víctimas de desaparición forzada.

¿Quién dijo que todo está perdido?

“Nos han preguntado por qué convocamos a un acto político en una fecha tan especial. Les contestamos con otra pregunta: ¿Cómo vamos a desvincular a los desaparecidos de las luchas y las acciones políticas y sociales? ¡Fue justo por eso que los desaparecieron!”, puntualizó.

“Si esta fecha sirve como cobija para generar conciencia, valor y protagonismo de la gente en las calles, pues, hay que hacerlo. No es estando en foros en hoteles que vamos a producir cambios”.

La coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh) aseguró a La Rel que todavía hay esperanza en Honduras y que no todo está perdido.

“Estamos en tiempos difíciles y vendrán peores. Hemos colocado nuestras preocupaciones y los desafíos que nos esperan ante la opinión pública, la conciencia nacional y el pueblo hondureño.

Hay mucha gente que no está conforme, que tiene claro lo que es defender la soberanía y el riesgo en que estamos. Rompimos el miedo y no vamos a parar”, concluyó.

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario