unnamed

El índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ha encendido todas las alarma: el coste de los alimentos se ha disparado en el mes de octubre alcanzando su nivel más alto desde el mes de julio de 2011.

El listado, que sigue la evolución mensual de los precios internacionales de la canasta de productos alimenticios, registró el mes pasado una media de 133,2 puntos, un 3% más que en septiembre, y ha seguido su tendencia al alza por tercer mes consecutivo.

La subida concreta del índice fue de un 3,2% respecto a octubre con un alza de los precios mundiales del trigo en un 5%, en un contexto de escasez de las reservas mundiales debido a la disminución de las cosechas en los principales países exportadores, como Canadá, Rusia y los Estados Unidos.

En este sentido, la FAO ha informado este jueves que los precios de los alimentos han alcanzado dígitos inéditos, con un aumento de más del 30% con respecto al año anterior.

Respecto a los aceites vegetales, el índice se ubicó en 184,8 puntos, lo que representa un aumento de más del 9% respecto al mes anterior, y se convirtió en la cifra más alta de todos los tiempos.

El documento FAO señala que, si bien se prevé una producción mundial de cereales récord en 2021, sus existencias mundiales se contraerán en el periodo 2021/22, según las nuevas previsiones del Informe sobre la oferta y la demanda de cereales publicado el jueves.

La producción mundial de cereales prevista para este año se sitúa ahora en 2793 millones de toneladas, es decir, un descenso de 6,7 millones de toneladas desde el anterior informe, debido en gran parte a los recortes en las estimaciones de la producción de trigo en Irán, Turquía y los Estados Unidos, advierte la FAO.

Otra de las alzas registradas fue en el precio de los productos lácteos, cuya media en octubre fue de 120,7 puntos, lo que equivale a un 2,2% por encima del valor de septiembre, y el 15,5% respecto al mismo mes del año pasado.

En este aspecto, solo dos productos mostraron un descenso en sus estadísticas respecto al pasado mes, la carne (112,1 puntos; 0,7 por ciento menos que en septiembre) y el azúcar (119,1 puntos; 1,8 por ciento por debajo del mes previo).

Sin embargo, tanto los productos lácteos como el azúcar mostraron un aumento respecto al año pasado con un 22,1% y más de un 40%, respectivamente.

Este aumento de los precios afecta la situación de los más de 690 millones de personas que padecen hambre en la actualidad, refiere la FAO, sobre todo en países que presentan más dificultades para acceder a los alimentos básicos.

Los precios del petróleo, el mal tiempo y la COVID-19

Luego de leer el último informe de la FAO sobre el aumento histórico en el precio de los alimentos, inevitablemente surge una pregunta: ¿qué es lo que está impulsando actualmente los precios de los alimentos a niveles históricos?

Los factores que impulsan los promedios de los precios de los alimentos internacionalmente son siempre complejos. Los precios de los diferentes productos se incrementan y bajan en función de factores globales, así como de variables específicas a cada producto y a cada región.

Por ejemplo, el incremento del precio del petróleo que se inició en abril del 2020 ha influido en los precios de todos los productos incluidos en el índice de la FAO aumentando los costes de producción y transporte. La falta de mano de obra como resultado de la pandemia de la COVID ha reducido la disponibilidad de trabajadores para cultivar, cosechar, procesar y distribuir alimentos, lo cual es otra de las causas de la subida de los precios de los productos a nivel global.

No se puede afirmar que un producto en concreto haya sido el único responsable del incremento del precio real promedio desde el año 2000. Sin embargo, el índice de los precios de los cultivos de aceite comestible se ha incrementado de forma significativa desde marzo del 2020, impulsado principalmente por el aumento del 16,9% del precio de los aceites vegetales entre 2019 y 2020. Según los informes sobre cultivos de la FAO, esta subida se debe a la creciente demanda del biodiesel y a las desfavorables condiciones climáticas.

Otra de las categorías que más está influyendo en el incremento total del precio de los alimentos es el azúcar. En este caso, de nuevo, las condiciones climáticas desfavorables, entre las que se incluyen los daños producidos por las heladas en Brasil, han reducido la oferta e incrementado los precios.

Aunque los cereales han contribuido en menor medida a la subida de los precios, lo cierto es que su disponibilidad a nivel mundial es particularmente importante para la seguridad alimentaria. El trigo, la cebada, el maíz, el sorgo y el arroz representan más del 50% de la alimentación global, un porcentaje que se incrementa hasta el 80% en los países más pobres. Las reservas de existencias de estos cultivos se llevan reduciendo desde 2017, ya que la demanda supera la oferta. El agotamiento de las reservas ha ayudado a estabilizar los mercados mundiales, pero también ha contribuido a que los precios se hayan incrementado considerablemente desde 2019.

Pero además de estos factores, hay que sumarle la inescrupulosidad de las multinacionales alimenticias que ya han desvelado que están subiendo los precios de los productos: Kraft, Ebro Foods, Deoleo, Nestlé, Unilever y Danone son algunos de los ejemplos.

La presentación de resultados trimestrales ha sido la ocasión para que muchas de estas multinacionales cuenten al mercado que sus planes para mantener las cifras de ingresos pasan por subir los precios.

Ebro Foods, la mayor compañía alimentaria de capital español, reconocía esta semana que está aplicando subidas de precio selectivas, concretamente en arroz (con marcas como BrillanteSOS La Fallera) y en pasta (PanzaniGarofalo), debido a las fuertes subidas de las materias primas.

El líder del aceite de oliva, Deoleo, con marcas como Carbonell Bertolli, apuntó también en la presentación de resultados trimestral que la subida de los precios ha contribuido a que sus cifras de ventas se incrementen un 3%.

También Kaft Heinz, que presentó sus cuentas trimestrales, señalaba a los inversores que sus expectativas para el cierre del ejercicio han mejorado gracias a las subidas de precios que se están aplicando para responder a la inflación de costes. Aparte de las salsas de Kraft Heinz, el grupo elabora Oscar Mayer y Philadelphia, entre otras marcas relevantes.

Anuncios de subidas hasta el 4%

Nestlé, fabricante de Nespresso, Kit Kat Maggi, explicó a los inversores hace dos semanas que mejora sus expectativas para el ejercicio gracias a las subidas de precios en el tercer trimestre, que cifra en el 2,1%.

Más marcada ha sido la subida reconocida por Unilever, la multinacional que elabora la mayonesa Helmann’s o el helado Magnum, que cifra en un 4% el incremento que ha tenido que aplicar a sus productos en el tercer trimestre para compensar la inflación que, según esta compañía, irá a peor el próximo año.

Otro de los grandes, Danone, reconoce en su último informe trimestral que las iniciativas relacionadas con los precios son claves para mantener su rentabilidad.

Y no solo entre los productos elaborados suben los precios. esta semana Fresh Del Monte, uno de los mayores distribuidores estadounidenses de frutas frescas, ha reconocido que no puede seguir absorbiendo los aumentos de costes y que tiene que

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario