211111160321 20211111160321 asamblea

El Partido Popular de Isabel Díaz Ayuso se ha quedado solo en la Asamblea de Madrid, tras el abandono de los demás grupos de la oposición, Vox incluido. La ultraderecha se ha unido así a Más Madrid, Unidas Podemos y PSOE en protesta por la expulsión de la diputada socialista Carmen López tras acusar al Gobierno de Ayuso de "abusar" de los contratos de emergencia y sacar a la palestra el nombre del hermano de la presidenta de la Comunidad. Al negarse a retirarlo a petición de la presidenta de la cámara María Carballedo, ha sido expulsada. 

En respuesta, todos los partidos excepto el PP han abandonado la sesión ya que han considerado que la cámara ha coartado la libertad de expresión de López.

"Dedíquense ustedes al hermano de la señora Ayuso, que sí que se dedica a ir por los hospitales a sugerir a las unidades de contratación a qué empresa hay que contratar", ha lanzado la parlamentaria desde el atril, refiriéndose a lo que, a su parecer, el Gobierno regional debería vigilar este aspecto en materia de contratación.

En este punto de su intervención, Carballedo le ha afeado que estuviera haciendo "alusión directa" al familiar de un diputado de la Asamblea. "Lo está haciendo, además, no con palabras amables, sino con palabras muy graves. No se me ocurre nada más en contra de lo que son las reglas de la cortesía parlamentaria. Todos los diputados tenemos el deber, porque así lo mandata el reglamento, de adecuar nuestra conducta a las reglas de la cortesía parlamentaria", ha manifestado.

La presidenta de la Cámara autonómica la ha llamado al orden y le ha instado "no solo a que no insista en una acusación de tal calibre sino que retire esa acusación". En este momento, la parlamentaria del PSOE Irene Lozano le ha exigido desde la bancada a viva voz que respetase la "libertad". Carballedo también la ha llamado a ella al orden.

Justo después, le ha vuelto a pedir a López que no insistiese en su actitud y que retirase las palabras "que ha dicho exactamente respecto al comportamiento del hermano de un diputado de este hemiciclo".

"Presidenta, no lo voy a retirar, y me gustaría que la misma actitud que tiene usted aquí hoy la tuviera usted hoy con la presidenta de la Comunidad que nos insulta...", ha contestado, lo que ha provocado que Carballedo le llamase dos veces más al orden, lo que, según el reglamento, constituye la expulsión del Pleno.

La presidenta ha reiterado que no va a consentir que se hable de "ningún familiar de ningún diputado" de la Cámara y ha mencionado el artículo 25 del reglamento. Dicho artículo establece que los parlamentarios están "obligados a adecuar su conducta a este reglamento y a respetar la disciplina, el orden y la cortesía parlamentaria".

López ha vuelto a su sitio en la bancada socialista pero se ha negado a abandonar el hemiciclo. De hecho, la presidenta ha llegado a pedir a los servicios de la Cámara que la acompañasen fuera.

En ese momento, todos los grupos parlamentarios de la oposición han decidido abandonar el Pleno. Solo se ha quedado el diputado de Más Madrid Alberto Oliver, a quien le tocaba intervenir en el debate, y quien ha subido al atril únicamente para trasladar su solidaridad ante el "bochornoso episodio" vivido.

Protesta de Vox, Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos

El portavoz del PSOE, Juan Lobato, ha calificado de "lamentable" lo que ha sucedido, ya que considera que "se ha hurtado la libertad democrática y parlamentaria". La portavoz de Unidas Podemos, Carolina Alonso, ha sostenido que han "identificado" que cada vez que se habla "del señor Tomás Ayuso" en el PP "se ponen muy nerviosos". "Por algo será. Evidentemente la presidenta de la Cámara se ha saltado el reglamento. Creemos que ha cometido un abuso de sus funciones, queriendo obligar a esta diputada del PSOE a retirar sus palabras y expulsándola de la Cámara de malas maneras", ha dicho.

Por su parte, la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, ha comunicado que han registrado un escrito para que les aclaren "cuáles son los límites y la protección que tienen los diputados y la libertad de expresión, para saber si se puede hablar de un proveedor familiar de un diputado o si no" se puede.

"En este Pleno hemos aguantado que se nos llamara nazis, ultraderecha, los 12 apóstoles del odio, que chapoteábamos en la sangre de determinados colectivos y se ha hablado de familiares míos. Aquí nunca la presidenta de la Mesa ha pedido a ese diputado que saliera. Hay una doble vara de medir y pedimos aclaración. Creemos en la libertad de expresión y los parlamentarios tienen que ser respetados. Queremos igualdad de trato", ha defendido Monasterio.

La portavoz de Más Madrid, Mónica García, ha tildado de "esperpéntica" la situación que se ha vivido, viendo cómo una presidenta de la Asamblea "coarta la libertad de expresión de una parlamentaria" y "como no le gustaba lo que estaba diciendo, le llama al orden". Para la líder de la oposición es "absolutamente inconcebible" la actitud de Carballedo y le ha llamado la atención que se ponga "tan nerviosa". A la vuelta del parón, solo Vox ha vuelto a participar en el Pleno, quedándose la izquierda fuera del hemiciclo.

Pleno tenso

La jornada en la Asamblea de Madrid ha sido dura desde primera hora de la mañana. El Pleno hoy era monográfico sobre la contratación pública durante la pandemia. Tras las preguntas de la sesión de control habituales, ha comenzado el tema del día, en el que toda la oposición ha hecho bloque común para escrutar los contrato otorgados por el Gobierno de Ayuso. 

Durante las intervenciones, los grupos parlamentarios de Unidas Podemos, PSOE y Más Madrid han reclamado mayor transparencia al Ejecutivo madrileño y han puesto en duda la idoneidad de numerosos contratos tramitados como de emergencia. El encargado de defenderse ha sido el consejero de Economía y Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, que ha defendido su gestión pese a las dudas mostradas por la Cámara de Cuentas en su último informe. 

Este debate llega en un momento decisivo para Ayuso, que se encuentra negociando los Presupuestos con Vox. La semana pasada les tendió la mano directamente, rechazando un hipotético pacto con el PSOE. La presidenta madrileña solo necesita 4 abstenciones del partido ultradrechista para sacar adelante sus primeras cuentas al frente del Gobierno regional. Las peticiones de Vox, sobre las leyes LGTBi o su ley de igualdad siguen encima de la mesa. 

Fuente

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario