PARÁBOLA

Cuando Shanti pensó, lleno de mil razones:

«El patrón debe entenderme», se explicó. Y le expulsaron.

El patrón no entendía de verdad sus razones.

Y Shanti no entendió por qué no le entendía.

Cuando Li-Piao le dijo a Piao-Li: "¿Cómo debo

corregir este texto que llevo al gran examen?»,

Piao-Li dijo a Li-Piao: «Si yo fuera tú,

nunca hubiera dudado. Vas a ser rechazado"

Li-Piao cayó en desgracia y Shanti fue expulsado.

Su error fue un mismo error: buscaron lo absoluto.

No hay razones eternas, ni hay verdad objetiva,

ni hay patrón-mandarín sin sentido de clase.

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario