images/fotos/historicas/1024px-USS_Maine_entering_Havana_harbor_HD-SN-99-01929.jpg
images/fotos/historicas/Maine-1.png
images/fotos/historicas/WHI.2014.29_(13967827581).jpg
images/fotos/historicas/maine-tripulacion_2ab3010d.jpg
images/fotos/historicas/A9F.jpg
images/fotos/historicas/MaineBanner.jpg
images/fotos/historicas/USSMaine.jpg
images/fotos/historicas/maine-wreckage3.png
previous arrow
next arrow
images/fotos/historicas/1024px-USS_Maine_entering_Havana_harbor_HD-SN-99-01929.jpg
images/fotos/historicas/Maine-1.png
images/fotos/historicas/WHI.2014.29_(13967827581).jpg
images/fotos/historicas/maine-tripulacion_2ab3010d.jpg
images/fotos/historicas/A9F.jpg
images/fotos/historicas/MaineBanner.jpg
images/fotos/historicas/USSMaine.jpg
images/fotos/historicas/maine-wreckage3.png
previous arrow
next arrow

El gobierno estadounidense envió a La Habana el acorazado de segunda clase  Maine . El viaje era más bien una maniobra intimidatoria y de provocación hacia España, que se mantuvo firme en el rechazo de la propuesta de compra realizada por los Estados Unidos sobre Cuba y Puerto Rico. El 25 de enero de 1898, El  Maine  entró en La Habana sin haber sido avisado previamente de su llegada, lo que era contrario a las prácticas diplomáticas tanto de la época como actuales. En correspondencia a este hecho, el gobierno español envió al crucero  Vizcaya  al puerto de Nueva York.

Sin embargo, a las 21:40 del 15 de febrero de 1898, una explosión iluminó el puerto de La Habana: el  Maine  había saltado por los aires. De los 355 tripulantes, murieron 254 marineros y dos oficiales. El resto de la oficialidad disfrutaba, a esas horas, de un baile dado en su honor por las autoridades españolas.

Los estadounidenses sostuvieron desde el primer momento que la explosión había sido provocada y externa. La conclusión española fue que la explosión era debida a causas internas. Los españoles argumentaron que no podría ser una mina como pretendían los estadounidenses, pues no se vio ninguna columna de agua y, además, si la causa de la explosión hubiera sido una mina, no tendrían que haber estado los paños de munición. En el mismo sentido, hicieron notar que tampoco habían muerto en el puerto, lo que sería normal en una explosión externa.

Tradicionalmente ha sido una opinión muy extendida entre los historiadores cubanos y españoles el creer que la explosión fue provocada por los propios estadounidenses para utilizarla como excusa para su entrada en la guerra en una  operación de bandera falsa .

Estados Unidos acuso a España del hundimiento y declaro la ONU ultimátum En El Que se le exigía La Retirada de Cuba, Empezar: Además de un Movilizar Voluntarios de los antes Recibir Respuesta. Por su parte, el Gobierno español Rechazo cualquier vinculación con el hundimiento del  Maine  y se negó un plegarse al ultimátum estadounidense, declarando la guerra en caso de invasión de sus territorios, aunque, sin ningún aviso, Cuba y estaba bloqueada por la flota estadounidense.