Sápara 01 820x546

La nacionalidad Sápara junto a otras organizaciones solicitaron una acción de protección al Estado Ecuatoriano para que se devuelva el 70% del territorio expropiado.

El 31 de agosto del 2021, la nacionalidad Sápara ubicada en la provincia de Pastaza presentó una acción de protección al Estado ecuatoriano en la Unidad Judicial del Consejo de la Judicatura para la devolución del 70% de su territorio expropiado sin permiso.

Su territorio se encuentra en constante peligro por el intento de extracción petrolera y minera. Así, han resistido al ingreso de la empresa china Andes Petroleum, que tenía concesión por el Estado Ecuatoriano sin consulta a la comunidad. Este acontecimiento ha sido el comienzo de una serie de vulneraciones de su territorio por parte de esta empresa e instituciones del Estado. Con una resistencia de toda la nacionalidad lograron la salida de la petrolera de su territorio. Esto ha ocasionado que las instituciones interesadas en la extracción petrolera creen diversos mecanismos para el ingreso. Uno de ellos, ha sido la creación de una organización ficticia que no pertenece a la nacionalidad.

Su territorio ha sido entregado a la asociación Naruca, ya que afirman estar reconocidos por la nacionalidad, explica Mariano Gualinga Ushigua, dirigente de educación de la nacionalidad Sápara. Sin embargo, los pobladores refieren que los socios no son de su territorio y que, su organización es NASA, conformada por 23 comunidades. La asociación que recibió el territorio tienen como fin la explotación petrolera.

Sápara 02 820x546

Por estas razones han decidido solicitar una acción de protección, esta fue entregada en la Unidad Judicial del Consejo de la Judicatura por la presidenta de la comunidad Sápara, Nema Grefa, la misma fue acompañada por una funcionaria de la Defensoría del Pueblo, entidad que esta brindando la asesoría jurídica.

Su petición es parte de su resistencia a la destrucción y la búsqueda de protección de sus tierras. La presentación formal la han realizado con el acompañamiento de toda su comunidad y de diferentes organizaciones que se han movilizado de forma masiva en contra de la expropiación.

Sápara 03 820x546

avier Viteri, voluntario comunitario, comenta que la nacionalidad Sápara “cuenta con la propiedad de 400.000 hectáreas aproximadamente”. De igual forma asegura que el título de propiedad de estas tierras fue adjudicado en 1992 por el presidente de esa época Rodrigo Borja.

La organización Naruca fue creada en el gobierno de Rafael Correa, según Abdala Yaku Calapucha, vicepresidente de las Asociación de comunidades indígenas de Arajuno. Esta figura ha sido activada y seguirá funcionando aseguran los pobladores. Tomando en cuenta el decreto ejecutivo del 7 de julio del 2021 suscrito por Guillermo Lasso que establece un plan de acción para el desarrollo petrolero, este recurso continuará siendo explotado.

Sápara 04 820x546

Para el comunicador de la Fundación Pachamama, Benito Bonilla, la Amazonía es un territorio dividido en bloques petroleros. Según él, todos los gobiernos desde 1992 han licitado por estos bloques colocando diferentes nombres para las rondas de adjudicación de estos. La explotación no ha sido posible en todos los territorios por problemas de infraestructura como carreteras o negación de las poblaciones a esto.

En el año 2012 comienza a aumentar el precio del crudo y se hace la licitación de la ronda sur- oriente que se ofrece a la empresa china Andes Petroleum, quienes hacen una oferta. Esto fue realizado sin consulta previa a las nacionalidades. Contra esto se movilizaron varias comunidades de la Amazonía. En su momento, denunciaron las diversas vulneraciones que tuvieron. Esto lo han hecho de forma sostenida en base al reconocimiento de la UNESCO desde el año 2001 como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

Sápara 06 820x546

Debido a la situación que viven en la actualidad, su presidenta Nema espera que el Estado acepte la acción de protección y sus territorios sean devueltos. Caso contrario, lucharán desde instancias internacionales. La expropiación de estos territorios pone en peligro el futuro de sus familias y la mantención de la comunidad.

Fuente