Momento en el que el hombre ofrece un caudal de indicios necesarios como para que la lluvia crea en él. Manera de subir al horizonte para contemplar la humana peripecia. Fórmula de atisbar, descubrir y denunciar la locura en que galopan los insomnios. Artilugio que pretende la construcción o destrucción del mundo. Modo de explotar la cotidiana estupidez para liberar al prójimo de las inicuas ligaduras del oprobio. Historia que resume los resabios de la aldea, palacios y burdeles; de la escuela, los templos y mercados donde sacia sed el hombre.

    Tribuna sin igual de la rencilla.  Soledades, aprietos, llagaduras. Intrigas, traiciones y alborotos. Frontera donde limitan los sueños de las piedras. Registro de datos relativos a los partes de la Unidad de Cuidados Intensivos a la que con frecuencia acude el hombre. Exposición pormenorizada de los triunfos, los fracasos, las tinieblas, los asombros; las relaciones entre los hombres y las cosas. Recurso con que se juega al escondido con la hermosura de la rosa. Batalla en la que generalmente vence la sombra en que se hospeda el estiércol de la tierra.

    Cauce antiguo de la dolorosa letanía por donde discurre, implacable, el alarido de las lunas, los trajes, los verdugos;  las crisis, los delirios y empujones;  las nostalgias, los vidrios y repisas de este otro lado del espacio y de la vida. Tablero donde se desangran los gestos, los andenes, los discursos; las propuestas, las farsas, los abismos; los crímenes, los guiños de la cuadra. Caverna donde moran los Cristos mutilados por la guerra y sus enigmas. Sofá donde meditan sus preocupaciones un par de testigos de esta insólita especie sin nombre todavía.

    Lienzo donde fulge la burda comedia de las horas teñidas por el tumulto fantasmal de la corriente. Zaguán donde quedamente, a oscuras, al lomo de la noche, platica la errancia de los patios, los postigos y las calles. Paseo en el que casi siempre hombres sosegados, taciturnos, desembocan en espantosos aquelarres misteriosos. Lámpara, luz prometeica, que eternamente alumbra caminos, tiempos, sombritudes, solarajes.

    Quijotada forjadora, ingenuo sueño, orgía mística, dolor humano, alma y lo que ocurre en ella: chanza, juego, danza. Memoria universal, lugar del alumbraje, laberinto creador, agonía de recuerdos. Soledad del laberinto, doloroso trance. Noche profunda, vagabunda, lujuriosa. Ritual de origen. Acto, cuadro, escena. Acción violenta. Composición jocosa. Cuento, trama, nudo, tema. Situación, conflicto. Reposo, movimiento. Lugar, tiempo interno, desenlace. Espectador, actor, creador. Acompañamiento. Atmósfera, tarimas, caja negra, tramoya, bambalinas, ciclorama. Efectos, música, sonido, augurio. Rito, magia, excelencia, ceremonia. Valor a prueba. Pruebas de fuego. Libertad. Vacío, tempestad,  silencio, mar.Cita, emoción, ofrenda, elevación. Intercambio, comprensión, goce, comunión. Vínculo, amor, muerte, poesía.     Diálogo, reflexión, espejo, cavilación. Retrato del mundo y sus costumbres. Escena y escenario. Representación, talento, imaginación. Espera, sinsentido, interludio, absurdo. Arenas, matices, violencia, crueldad. Destino, desnudez, condena, vértigo. El aplauso, el repudio, el alegato. De Esquilo al laberinto, ágora del lirio y la tragedia. El teatro: la palabra.   www.poesia.org

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario