en sus quince años

  

En luna llena araguaney y fuente

sobre el papiro su sonata escriben,

encendiendo en octubre la fogata

del  granado celoso y adivino.

El cambur avizora su linaje

junto a la garza en silencioso asombro,

gota a gota la vida nos sorprende

en rumorosa sensación alada.

Incesante la luna peregrina

sin que cuelgue la fuente su plegaria

ante el incendio en que la noche riela.

La granada enrojece de alegría

al verse en el papiro reflejada

donde una estrella su canción entona.

En la fuerza sin órbita del tiempo

la potestad del corazón estalla

con el temor nocturno de los péndulos

y nos palpamos la encendida sombra.

Te hallarás en tu próxima distancia

cercada de luceros jubilosos

sobre el oro tangente de tus sueños

ungida en plenitud albiceleste.

La luna entonces reirá de gozo,

el papiro enseñará tus cuitas

en un octubre asordinado y nuevo.

Tu sueño y paso añorará el jardín,

azuleja la fuente cantará

desde tu viva claridad de estrella.

Cántico de la lumbre, ala del sueño,

fuerza del tiempo, el canto que florece

en el oro triunfal de su dulzura,

en el fervor de su deslumbramiento.

Luz de la luz en gozo refulgente,

luz en la voz, en noche constelada,

en todo lo que al júbilo confía.

Noche floral de iluminado octubre,

entre la luz y el salmo de la vida

una estrella que sueña con su sueño.

Temblor de estrella, gozo de la luz,

el arpa de su acento sorprendente,

triunfo de la alegría, arrobamiento,

Marialtaír la de la luz eterna.

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario