Para Federico García Lorca, quien muriera  

fusilado en el barranco de Viznar,

cerca de Granada, el 19 de agosto de 1936.

 

 

Camino de Viznar se fue el gitano

tras la dura embestida de la guerra

mientras la luna se quedó en la sierra

pulsando negra pena en dulce mano.

Romance y romancero, ángel humano,

Federico, estandarte de la tierra,

 es giralda andaluz que en alto encierra

la claridad para el amor hermano.

En su Granada se durmió su sueño

camino de Santiago en luna llena

con palma y con cigüeña entre su ceño.

La pena del gitano fue más pena

cuando lo vieron transportar su leño

aquella madrugada nazarena.

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario