Abeja blanca zumbas...

Abeja blanca zumbas -ebria de miel-, en mi alma
y te tuerces en lentos espirales de humo.
.
Soy el desesperado, la palabra sin ecos,
el que lo perdió todo, y el que todo lo tuvo.
.
Última amarra, cruje en ti mi ansiedad última.
 En mi tierra desierta eres la última rosa.
.
¡Ah silenciosa!
.
Cierta tus ojos profundos. Allí aletea la noche.
¡Ah!, desnuda tu cuerpo de estatua temerosa.
.
Tienes ojos profundos donde la noche alea.
Frescos brazos de flor y regazo de rosa.
.
Se parecen tus senos a los caracoles blancos.
Ha venido a dormirse en tu vientre una mariposa de sombra.
.
¡Ah silenciosa!
.
He aquí la soledad de donde estás ausente.
Llueve. El viento del mar caza errantes gaviotas.
.
El agua anda descalza por las calles mojadas.
De aquel árbol se quejan, como enfermos., las hojas.
.
Abeja blanca, ausente, aún zumbas en mi alma.
Revives en el tiempo, delgada y silenciosa.
¡Ah silenciosa!