Porque siendo tú el mismo, eres distinto                 

y distante de todos los que miran                   

ese rosa de luz que viertes siempre               

de tu cielo a tu mar, campo que amo.       

             

Campo mío, de amor nunca confeso;           

de un amor recatado y pudoroso,                 

como virgen antigua que perdura                  

en mi cuerpo contiguo al tuyo eterno.   

                

He venido a quererte, a que me digas                      

tus palabras de mar y de palmeras;               

tus molinos de lienzos que salobres               

me refrescan la sed de tanto tiempo.            

Me abandono en tu mar, me dejo tuya                    

como darse hay que hacerlo para serte.     

             

Si cerrara los ojos quedaría                  

hecha un ser y una voz: ahogada viva.                     

¿He venido, y me fui; me iré mañana            

y vendré como hoy...?; ¿qué otra criatura              

volverá para ti, para quedarse            

o escaparse en tu luz hacia lo nunca?