Quieta, porque te miro siempre, hasta durmiendo,                     

veo a los otros llegar hasta ti                

quitándose sus vestidos diferenciantes,                   

y penetrando en tu pulpa sostenedora...        

         

¡Si no esperara el milagro, lloraría!                

Pero el milagro es siempre, porque los bruñes                  

y pules como a pedazos de piedra, y fúlgidos                    

ostentan desde tu luz la propia lumbre.                   

Hermosos, son hermosos los que te incorporas.               

Criaturas que deslumbran, por tu contacto.           

            

Hombres y mujeres recién hechos,                

perfectos de carne y de alma, destellando              

sobre tu propio destello.           

 

¡Alegría de que vengan aquí los míseros                  

de belleza, los lentos de la tierra, los torpes            

y los sanos! ¡Alegría para mis ojos, tus dos fuegos,                      

que se salvan, por el milagro tuyo,                

-¡oh mar piadoso y mío!-                      

que vuelve de oro al plomo y al barro!