Creciendo en densidades, de tal forma                    

que en un siglo cercano serás sólido.            

Plinto gigantesco y azul con suave rosa                    

mojándote la piel en el crepúsculo.      

         

Toda tu blandura maleable,                 

la que ahora soporta nuestros cuerpos,                   

cuajará entre sus sales olorosas                      

y una pista bruñida serás íntegro.       

           

¿Quién irá por tu suelo, el ya tan prieto                   

como ahora es de líquido oleoso?                  

¿Qué criaturas oirás que se deslicen              

embriagados de ti, por tu infinito?     

            

Te presiento en la piedra de ti mismo,                      

mineral tu presencia, la que en lenta             

fugitiva evapora, suavemente             

su corpóreo espesor de algas y yodo.