El levante no admite señores sobre ti.                      

¡Él solo te señorea!                      

Desierto gris, o pardo, sosegado torso tuyo;                      

y el levante             

runfándote su amor, contigo.            

  

Yo, sí. Yo, que floto sin moverme,                  

dentro del viento y de tus aguas,                    

dormidamente quieta, respirándote...                     

Soledad de la luz con nubes, en lo alto.    

                

Ni una vela se asoma, ni un dulce remo                   

crepita, goteándote fresquísimo.                   

El levante lo exige, todos huyen                      

y te entregan a él, ¡oh mar condueño!     

                

Ya no soy la que fui; salgo cubierta                

de tremendas soledades levantinas.