Sobre mi mesa diaria, aprestada sobre el mar,                  

hay los peces preparados por Alberto                      

y los peces adobados por Fuensanta.            

Vino y pan, con el manjar dulcísimo              

que se hacen por estos campos.            

         

A mi mesa de aquí no viene la carne.            

El pescado que en brasas olorosas concentra                    

sus más gozosos jugos,              

alimenta mis días del soñante ocio.          

      

Velan mis amigos con solícito cuido,              

ofreciendo lo discreto al paladar.                   

Discretos y sabios, conocedores perfectos              

de la mesa levantina.        

          

Delicada transmutación de este paisaje                   

es la mesa que Alberto con Fuensanta                      

a diario me colman de dones.              

¡Muerdo el mar Menor              

y me trago su sangre!