Porque todo está igual, porque siempre será lo mismo,             

pasan y sonríen, pasan y se alejan con sus días iguales               

sobre espaldas cansadas de doblegarse al sol y al trabajo...                  

Levantan casas para los otros, para los que vienen de lejos                  

buscando descanso u ocio, contemplación o sueño,                   

éxtasis de mar y de cielo azul, rosa y violeta.                      

Viejos y serenos, jóvenes y ardientes, nuevos y acezadores,                

todos los que llevan y traen piedras              

son los mismos que levantaron, hace milenios,                 

pirámides y templos para sacrificar a los dioses                

por mandato de otros; con el mismo sudor y sed.            

Sin la orden de construir, ajena e indiferente,                   

todo estaría, todo, como el primer día de la creación.                

Suelo y cielo, mar y pinos, frutos y aves, tierra en barbecho                

y tierra removida de hoy,                     

en una calma extensísima y vacía, calma ignorante de sí.     

               

Esta gran paz de gloria inmortal se tiene                  

(¡oh sublime dolor de tantas certidumbres humanas!)               

a costa del esfuerzo y de la renuncia de los que cogen del surco                     

un pedazo de pan frente al mar redondo                

que es, ahora radiante, mi mar aborigen.     

          

Soy la nada.