V

Encauza por mi ribera
las aguas de tus dolores;
te daré un camino en flores
que llega hasta dulce vera.
¡Qué diera yo porque fuera
de mis manos tu alegría
para hacerte noche y día
un vaso de barroamores
y que bebas los dulzores
que te da la sangre mía!


VI

Te traigo   en la copa de mi mano
una voz que canta y dice tu nombre.
Para tus palabras y tus mejillas
traigo un corazón de guano
que pesa como el mundo;
un pecho que late por tu vida.
¡Qué corto ha sido el viaje!
Una luna me separa del encuentro.
Ayer fui revelado,
ayer la fiebre de tu ser
se coaguló en mi sangre.
Escucha, en desnudez de sentimiento,
el repetido mundo de alas que te digo.
La piedra que has pisado,
el viento que impide que te derrames
y todo lo que tocas
está lleno de esta criatura que te digo,
está lleno de un beso
que espera como un fondo...


VII

 Sí
es dulce estarse hundido por el aire;
saberse por la luz  casi atrapado.
Respirar.  Sonreír.

Es muy dulce
contemplarse en unos ojos,
escuchar las sílabas que ayer hemos pensado,
aceptar, en paz,
la tibieza de otro cuerpo que rozamos,
la dureza de la almohada
donde vamos a dormir
cuando muramos.

 (Estarse satisfecho de estas cosas
 es dicha que pocos hombres gozamos.)

     Y       que duro es el latir
al comprenderse que somos tan pequeños;
que incapaces de crear siquiera un átomo
o dar origen y fragancia a un geranio;
intentamos definir la mano que nos hizo.

(Mas es dulce estarse hundido por el aire.
 Vivir sin ataduras,
 certeramente siempreamando,
 escuchando el vuelo de la sangre
 a la orilla del cuerpo que adoramos...!)


III

Permaneces intacta sobre el mundo
en tu tiempo preciso de belleza.
Permaneces azul  donde comienza
el color de otra piel  blanca y morena.

Pudiendo
no trasformas el aire que te cerca
y que quiere cercarte hasta los huesos.
Permanece todo intacto.
Hasta mis besos
quedan igual de dulces en tu boca.

Se ha retenido tu arrullo en mis sentidos
de tal y gran manera
que lo siento dando pasos
en la cuenca profunda de mi oído.
Intacta en mis momentos permaneces.
Intacta y oscilando en mis adentros.
Tu ternura de hoja me adormece...