hay mujeres como usted

hechas de poesía...
Su nombre se riza al viento,
su espalda resulta una hoja
en la llovizna...
De perfil  corta alegrías.
Sus rodillas hacen mirar
por donde viajan las delicias...
Hay espejos,
polvos y peinetas
que la reproducen
en tardes de una primavera
como esta...

Mujeres que se halan el pelo,
hacen volar el amor
y permanecen
         como usted
a una distancia
de prudente discreción,
de espaldas
y en silencio...