DE MOMENTO
se me acaba tu cuerpo
y el aire
se entristece...

Tu redondez termina
en el vacío.
En el desazón
que adentro crece.

Antes de perder,
en la tibieza
de tu ser,

permíteme
posar.
Ser polvo breve...



Leve es mi sombra
cuando
sobre ti
se vuelve cobertura.

Pájaro tenue
de sol,
brisa ingrávida,
oro sobre la espuma.

Mano interior,
tranquila
y alta.

Te toca,
te besa,   se repite
toda en tu ternura.