Para el poeta-hermano

         Edwin Reyes Berríos

A flor se retornó

la espina de tu vida,

en luz el oscuro cuarto

que habitabas.

Ya tocas tibios ángeles.

Revuelas fluido

sobre un mar suave

de cómodos cristales...

Se hizo la poesía,  canario.

Atrás          la palabra

y en el borde celeste,

donde el color se crea,

estas batiendo luces

hablándole a tu aurora...