A- Sofía Sánchez

 El agua no traiciona.

Es un espejo inquieto

que en la piel de su belleza

tiene luz,

habla con burbujas,

se separa,  

 se funde

y se transforma.

No la exalto por

profunda o llana.

Reconozco  que penetra

en los cuerpos sustanciales,

corre dentro de los árboles,

circula por el aire

y enrojecida

viaja por nuestro corazón...