MIGUEL JARABOS DE 105 AÑOS EN NIQUINOHOMO, NICARAGUA. 

          Dijo:

Ya no me acuerdo de la vida,

ni de los dolores de mi piel.

Vivo flotando debajo

de este sombrero.

Solo sé que

soy una fuerza sentada

en esta piedra de volcán...

Por dentro me corren

antiguas lavas

y un terrible huracán...