ANTES QUE LA MUERTE

un soplo de ceniza

descargó su heladura

en nuestro fuego...

Antes que la luz

eterna nos quemara

un cuchillo de sombra

cortó nuestra atadura.

Nos dividió el camino

secando nuestros árboles,

azotando con ácido

sus raíces profundas.

Antes que la muerte

llegó nuestro silencio.