(Detrás de tu mirada,

por Toro Negro,

jugaba un niño.

Igual que cuando

de tu padre te acordabas

lloraba un niño.

Delante de tu tiempo

por ver la patria liberada

luchaba un niño.

De frente a la belleza

cuando te constaba

qué serio el niño!

Poeta, siempre

en la ilusión

de la esperanza,

un hombre-niño.)