En el verde alto

de Campana,

silenciosa,

vuela vestida de azul

la bajada

de piedra cautelosa;

una enorme

azulada mariposa

guardando,

            NUESTRO ENCUENTRO

esta madrugada

revestida en Rosa...

Detenido al sol

se queman mis pestañas

esperando tu reciente pasión,

los pocitos de tu cara...

Me ciño de esperanza

viendo los números

del tiempo

que a segundos pasa.

Pasa.

Tu sangre,  reveladora de amor,

signo de tiempo,   ha mostrado

que TU SUAVIDAD ES ABSOLUTA...

Por el bronceado espejo de tu piel

recorre una gota de líquido astral.

Pulpa disuelta.

Selva liviana que extiende mi paz...

Por ovalada y suave

te conozco.

Espuma de nube...

Viento de ave.

Polo afirmado.

Tu sexo hábil,

ondulante.

Superficie de lago

como para ahogarse.

MUSGO SALADO.

¡Qué medido, qué corto,

qué enganchado en la carne

que se arruga!

Níspero esponjoso.

¡Qué deseado    EL GOZO

temido y esquivado,

con un azul perfecto

alto   eterno   apetitoso...!

 Como descendientes

HIJOS DE PABLO NERUDA

hemos heredado el amor

hasta la muerte.

Humo ondulante

en el aire ligero

de los vientres...

Luego de ser

dragón,

tigre

y león,

desorientada,

LA POBREZA

EN

CHINA;

mariposa

marina

;

nada

hacia

la nada...

Tras del eucalipto

el sol hace luz para quemar

fertilizando tus rizos...

El tiempo pisa el cráneo

de esta alegría.

Los bambúes

velan la encendida del sol

para anunciarte.

Trasladada liberas el sitio

y te mueves cantando.

¡ALEGRE CERBATANA!

Confundidos

LOS

DESCENDIENTES

DE

CONFUCIO,

viven

entre

negocios

a millones

vendiendo el

mismo

el

mismísimo

producto...