Hoy en Puerto Rico
ha muerto la guerra.
Ha nacido la paz
en las banderas...
Con las tranquilas  fuerzas
de este pueblo
ha marchado el amor
en  su cadencia,
diciendo a los cobardes
de la libertad
que aplauden el morir
de nuestra naturaleza,
que Vieques
se ha salvado en este día
por que los hijos honrados
de la tierra borinqueña
cargaron a sus espaldas
la cruz de la dignidad
de la estirpe caribeña.
Por eso en Puerto Rico
ha muerto hoy la guerra.
Ha marchado, blanca,  la paz
reunida en las banderas...