Cuando los dorados corteses florecieron
nosotros dos estábamos enamorados.
Todavía tienen flores los corteses
y nosotros ya somos dos extraños.

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario