Del dulce pie tu caminar tranquilo tu llegada de ahora firme y lenta... De tu constante estar cuidándome los días.

 ¿Qué te puedo decir? esposa mía flaca Margarita y profunda entre mis huesos eres...  Vives alimentando en agua mi sed interna distribuyendo por mis dolores tu alegría.


Vives aquí a vida limpia combates vigilas luchas conmigo claras los espejos donde peinamos juntos nuestras delicias y multiplicamos el tacto de nuestros cuerpos interiores.


Encontrados en este ático de multiforme techo de piso multinivelado habitamos en la otra Casa Mayor verde y azul que es nuestra patria  nos amamos.

Por nuestro amor  y el de tus hijos por nuestro amor y el de los míos por la seriedad con que vamos a establecer nuestra relación de humanos por nuestra fuerza unida contra la avaricia por nuestro compartir la vida   la luz de la misma lámpara el aire del mismo aposento  la música del mismo disco  el arroz del mismo caldero  la intención hacia el mismo Salvador con nuestro mismo vivir juntos se conformará nuestra unidad opuesta la unidad hombre-mujer mía y tuyo seremos hasta el día de la suprema sombra..

 

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario