MARGARITA XLVI

No fuiste.

Ni tampoco yo,

un fuego

a Dios agradecido.

Y con todo el vivir

de lo creído,

no has podido,

ni tampoco yo,

ofrecerle

el total de lo querido.

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario