Para decir tu nombre,

alzo mi estancia

               hasta

los más azules huecos celestiales.

               Cuento cada hoja   

        de los árboles tropicales.

Hilo en la lluvia de mi sustancia. 

Aquieto mi ser.

             Echo a dormir los años.

Retrocedo...         No sueño.

Silbo tu canción,

               la de siempre-antes,

para simplemente decir:

              María del Carmen...

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario