Por ejemplo, qué sé yo,

afirmo tu influencia...

Caballo que va despacio

como abuelo de un potro

           con espuelas...

Sin palabra ni sombra,

empujado es el tiro.

La ecuación de una mancha

que en gozo mi vida recupera...

Beso, toco tu hirviente labio

de mujer en desmayo.

Una voraz ternura

con su lava de piedra

son tus dientes blanquísimos

que  muerden mi angustia

y almidonan, planchando,

las ajadas regiones

del cuerpo de mi tiempo...

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario