Hirieron y sonaron

con un cuchillo de silencio.

En la sala

torcieron códigos caídos

la atención por poemas

que sonaron

como nuevos cristales

al romperse en signos.

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario