Aquí sumabas,   en esta misma silla,
rápida y segura  a números  las cuentas.

Distraído pregunté  que para qué mostaza.

No sé lo que se habló después.
Sólo escuché  de tu suave ranchera
su esperanza...

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario