Este mar es un mar arracimado                      

en dos brazos de tierra, clamorosos              

de jaloque y leveche...; es un espeso             

vino viejo de sales y de yodo.     

         

Es un mar para jóvenes intactos;                    

y es un mar para seres que ya saben             

lo que el mar lleva en sí, desde la tierra.                   

Es un mar sin jinetes, no galopa.         

            

Y este olor de milenios a que huelen              

sus orillas de pinos y palmeras,           

es del mar sobre el mar: es ya celeste           

como manos de arcángeles quedadas.      

               

¡Oh su luz y su son, sus grandes nubes                     

que el levante desprende de los cielos                      

y que vuelca en el campo, como ríos             

que regresan de Dios, el mar de bronce!

 

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario